Las comunidades en contra de la Mega Minería

El pasado sábado comunidades colindantes de la ruta provincial 79 que se encuentran dentro de la Cuenca de Guayatayoc se reunieron en el paraje Cerro Negro, a la vera de la ruta 79, para poder tratar de urgencia la situación que no solo amenaza su realización en la comunidad de Sayate, sino en toda la cuenca y se oponen firmemente a cualquier tipo de emprendimiento minero en la zona.

Al medio día se reunieron autoridades y vecinos de las comunidades de la zona, preocupados por la situación que amenaza toda la región, con el fin de analizar, conocer la situación y disponer las medidas a determinar.  Tras una presentación de los presentes, el encuentro comenzó con la presentación de la situación de la comunidad de Sayate a cargo de su comunero Ramón Medina, quien comentó que desde octubre del año pasado una empresa comenzó a instalarse en una de las parcelas de la comunidad que en su primeras versiones era de plantaciones de quínoa, después un emprendimiento fotovoltaico, después de paneles y luego la sustracción de litio. “Aquí siempre van a venir y van a decir vamos a hacer una plantación y luego salen con otra cosa. Pero yo he llegado a una conclusión que es la sustracción de litio”, dijo Medina, agregando que la sustracción de litio esta desde Las Salinas hasta Cangrejillos, “entonces como podemos tapar el sol con un dedo”. Adjunto Medina que conoce a algunos miembros de la empresa que está en su comunidad, pero que no se puede entablar ningún diálogo porque saben que él es el comunero. “No nos gusta desde ya que haya una implantación de paneles solares, eso perjudica mucho a la comunidad, a los animales, a las plantas”, dijo Jorge Sarapura, otro de los miembros de la comunidad de Sayate. Finalmente reflexionó Medina que “hoy no es nada, sino el día de mañana mis hijos, los hijos de mis hijos capas que no tengan pasturas, el agua y ellos van a seguir sacando su mineral y nosotros de que vamos a vivir”.
Según los datos que pudimos recabar, de acuerdo a las versiones de los presentes, se expuso que la finca afectada de 1.700 hectáreas, en la actualidad se encuentra en juicio sucesorio y se encuentra a nombre de Emilio Mendoza, quien falleció hace aproximadamente 30. Al respecto, uno de los herederos de la finca Florencio Mendoza dijo que no está de acuerdo con lo que está sucediendo y apoya a las comunidades para que no se instale ninguna minera.

También Félix Vedia de la comunidad de Abralaite, dijo que desde el año 2.010 en adelante vienen afrontando la problemática de pedimentos mineros para explotación de litio, hubo perforación de pozos y sin consulta a la comunidad, derechos que se estaban violando. Vedia informó que son más de 20 empresas mineras interesadas por toda la cuenca de Guayatayoc y las Salinas Grandes.

Tras la exposición de situaciones y despeje de dudas, Néstor Ruiz, quien presentara una denuncia penal ante el fiscal de estado, dijo que al presente el Fiscal Miranda pidió informes al Ministerio de Ambiente y a la Secretaría de Minería para que ellos hagan el descargo.
Además Néstor Ruiz puso en conocimiento de los presentes de cómo opera una explotadora de litio y su impacto sobre el medio ambiente. “La Laguna de Guayatayoc y de acuerdo a los estudios geológicos, tiene salmuera hasta 600 metros de profundidad”. Aclaró que las empresas no manifiestan que el método de explotación que van a usar es evaporítico utilizando agua, del cual el 30 por ciento no es salmuera, es agua que sacan de los arroyos.
Aclaró que los salares cumplen una función de morigerar el clima logrando en el verano el clima no sea tan cálido, que no quemen las plantas por el calor y en el invierno hace que el clima no sea tan frio, permitiendo la vida en el ecosistema.

Tras varias otras exposiciones más, los presentes concluyeron que si se instala alguna minera en la Laguna Guayatayoc, el rio Miraflores puede desaparecer. Otra de las frases pronunciadas fue que “esta minera ya causo desastres del lado chileno y ahora vienen por lo mismo aquí”. Gustavo Ontiveros de la zona de Humahuaca reflexionó, “la minera Aguilar está entre 80 y 90 años y las comunidades adyacentes siguen como antes, sin agua, sin luz, sin carreteras, hay niños que nacen mal, producto de la contaminación”.

Luego de haber compartido una olla popular, los presentes aunaron criterios sobre posibles acciones a realizar para poder frenar la mega minería, como una denuncia internacional, una cumbre de pueblos afectado por la minería, jornadas internacionales, generar la importancia de la Laguna de Guayatayoc, entre otros.

Firmemente se expresaron en contra de la Mega Minería, no aceptando ninguna clase de emprendimiento minero, no al desastre biológico, flora y fauna, “porque la Laguna de Guayatayoc es propiedad comunitaria y lugar sagrado”. De continuar las mineras en la zona los comuneros coincidieron en realizar cualquier tipo de medidas de fuerza y acciones judiciales.
Todo el contenido del encuentro será volcado hacia las autoridades provinciales y nacionales y el 17 de marzo se realizará una nueva asamblea en el domicilio de Florencio Mendoza, comunidad de Sayate.

Comenta con tu cuenta de facebook

Comentario

Comparte esta publicaciónShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario