“Dicen que…” la segunda obra de teatro

La segunda obra de teatro en el ciclo de los “Jueves de Teatro” llegó de la mano del Polimodal Nº 7 de Santa Catalina, institución que se animó a participar por primera vez en el teatro abrapampeño y así lo hizo el pasado jueves presentando su obra basado en el tesoro del pueblo Chullpa de la cultura Kolla e Inca denominada “dicen que…”.

“Esta obra fue basada en mitos y leyendas del lugar y los chicos encontraron en esta historia la posibilidad de poder atrapar al público y poder dar a conocer una historia del lugar”, comentó Mercedes Tapia, quien ocupa el cargo de preceptora en la institución educativa, ella colaboró con los chicos ya que es profesora de teatro, según explicó a nuestro medio. En la obra, la encargada del guión fue Mabel Mamaní, docente del Polimodal. Tan solo seis chicos pertenecientes al quinto año de dicho colegio pusieron en escena su proyecto artístico. “Desde hace un mes que nos venimos preparando para poder presentar esta obra”, explicó Aylén Farfán, delegada del curso y además reina de los estudiantes por el departamento de Santa catalina.
Consultados sobre su participación en Abra Pampa de los jueves de teatro, dijeron que la idea ya venía desde el año pasado y este año pusieron en marcha dicho proyecto donde se contó con la colaboración de casi todo el establecimiento educativo, como así también los padres de familia.

 

Referente a la obra “Dicen que…- Historias reales de su Pueblo”

Dicen que… El abuelo

Un grupo de chicos se encuentran como todos los días para hacer su tarea escolar, pero esta vez debían investigar sobre Los Shullpas que pertenecen a la Cultura Kolla e Inca, de los cuales muchos de sus compañeros no se acordaban el título, pero una de los integrantes directamente decía que no podía hablar de eso, por lo que recurren en busca de una ayuda de un abuelo del pueblo. Al recibir la noticia el abuelo se sorprende sobre lo que querían saber los chicos, el abuelo con mucho cuidado despliega algo de información pero les recomiendan que no deben ir al lugar y mucho menos no deben alzar nada de sus pertenencias, pues quienes lo hicieron hasta perdieron la vida.

Con la intriga en cada uno de los chicos escolares, deciden no acatar la orden del abuelo y planean una caminata hasta el lugar donde habitaban los Shulpas, no fue nada fácil pues debían recorrer muchos kilómetros, incluso durmieron en los cerros donde residían los propios Shullpas, cada uno de ellos eran consientes que no debían alzar nada en lo absoluto de ese lugar, pero uno de ellos hizo caso omiso y se guardó una piedra que brillaba sin que sus demás compañeros lo vieran.

Ya de regreso en su pueblo, luego que cada uno se reportara en sus casas antes sus padres y de recibir los regaños por se volvieron a juntar para finalizar el trabajo de investigación de los Shulpas, es así que se reúnen en una casa de uno de sus compañeros que se encontraba sin sus padres en ese momento. Al querer ver las fotos que habían tomado con su celular para ilustrar la tarea no se encontraba ninguna, un hecho muy llamativo. Un  ruido raro cuando estaban reunidos en grupo en la casa de sus compañeros asustan a los demás dejando solo al su compañero en su casa. Al dormir en la noche, las almas o espíritus de los Shullpas invadieron la cama de este chico que se había traído la piedra brillante despertando de un grito y en llanto. Al reencontrarse con sus compañeros, confeso lo pasado y lo que había sustraído, entonces deciden volver a la casa del abuelo al que confiesan todo. El abuelo alarmado y luego de recriminarles por sus actos de desobediencia les cura llamado el ánimo a todos los chicos que habían ido al pueblo de los Shullpas.

Así finaliza la obra con el mensaje del abuelo, de poder respetar los lugares sagrados, respetar las costumbres, no olvidar a los antepasados y no desobedecer los conocimientos de los abuelos.

 

De los Shullpas

Según algunos datos recolectados de internet, se dice que en el occidente boliviano, principalmente en la zona andina destacan ruinas arqueológicas; donde habitaron personas de estatura pequeña con un tamaño aproximado entre 1,15 a 1,10 centímetros de alto con cráneos alargados.
En la zona andina son conocidos como “Chullpas”, poseían conocimiento en cerámica, tejido, agricultura y ganadería, sin embargo no conocían el sol “INTI”, vivían en la oscuridad, la luna era su única compañía.
Los Pututus servían de vivienda para los Chullpas que vivían en grupos en las zonas más altas de las montañas que en ese tiempo eran islas, puesto que estaba cubierto de agua, en la actualidad los investigadores no tienen un conocimiento cabal de la existencia de los Chullpas, que fueron los primeros habitantes de la región andina.
Nuestros abuelos siempre nos contaron de los Chullpas, son más que una leyenda que se transmitió de forma oral, generación tras generación, a decir de nuestros ancestros estos hombrecillos poseían una gran sabiduría sobre todo en las predicciones, predijeron que un día una bola de fuego destruiría la luna, quemaría todo lo existente en la tierra, plantas, animales y hombres.
Dentro de los relatos que escuchaba de mis abuelos, también indican que los Chullpas construyeron sus escondites con la puerta hacia el naciente de la luna, pero ocurrió lo contrario, el padre sol termino apareciendo por donde salía la luna, muchos se quemaron con el sol, la minoría que logró escapar del sol se refugiaron en el agua y las cavernas, con el transcurrir del tiempo terminaron asimilando su realidad y se adaptaron a los rayos del sol.
Los descendientes de los Chullpas se convirtieron en hombres gigantes y tontos. De esa manera el hombre andino volvió a poblar la región andina y desde ese acontecimiento se venera al sol como fuente de vida.

 

Próxima obra

Este jueves 17 se proyecta la obra de teatro de los chicos del quinto año tercera división de escuela Normal de Abra Pampa titulada “Lucifer viene por Almas”.

Comenta con tu cuenta de facebook

Comentario

Comparte esta publicaciónShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario