145 años de la Batalla de Quera


El pasado 4 de enero se cumplieron 145 años de la Batalla de Quera, suceso producido un año después de la Batalla del Abra de la Cruz en Cochinoca, ambos acontecimientos de total importancia en la lucha por las tierras. Años anteriores se realizaba un acto alusivo a La Batalla de Quera, hasta un desfile sin precedentes, pero en esta ocasión no hubo nada, en absoluto para recordar a los abuelos héroes de esa fecha.

La historia cuenta que el 4 de enero de 1875, 800 campesinos indígenas puneños fueron duramente vencidos por 1100 efectivos del Ejército Nacional y brutalmente reprimidos tras la derrota, luego de haberse rebelado contra la explotación y la opresión de los terratenientes de la región.

La historia parece dar cada vez más hechos históricos, a la luz se visualizan más epopeyas como la reciente conmemoración bicentenaria de la Batalla de Colpayo o también el reciente homenaje a Diego Cala en Puesto del Marqués.

“El típico caso del Exodo Jujeño, nos siguen haciendo creer que nos fuimos detrás de Belgrano, pero que en realidad no paso eso, la historia se va actualizando y van siguiendo nuevas cosas”, comenta José Sajama, referente de los pueblos originarios de la zona.

Según datos históricos, en Jujuy este proceso se inició desde la colonización de la región por una descendencia de militares y curas provenientes del sur de Europa. La población nativa, que vivía de actividades agrícola-ganaderas, fue despojada del libre uso de sus territorios, y sometida a un sistema de trabajos forzados en las llamadas “encomiendas”. Ya para mediados del siglo XIX, documentos de la época describen que la provincia, junto con la mayoría de su población rural, estaba repartida entre unos treinta propietarios de tierras, familias como los Bárcena, los Aráoz, los Sánchez de Bustamante, los Padilla, los Macedonio Graz, los Carrillo, entre otros.

Cada unidad de tierra poseía una hacienda o estancia y una parroquia, el más famoso de los terratenientes fue Fernando Campero, el “marqués de Tojo”, dueño de casi toda la Puna, más precisamente de los actuales departamentos de Yavi, Cochinoca, y parte de Santa Catalina. Campero tenía su hacienda en Yavi. La población originaria que vivía en estas propiedades estaba sometida por formas como el arriendo, peonaje, o créditos, que pagaba con trabajo personal o con una parte del producto de su trabajo.

En 1872 los arrendatarios puneños de Yavi, denunciaron a Fernando Campero, reclamaron los títulos de propiedad de las tierras en las que trabajaban y la rebelión se extendió a otras fincas de la Puna. Ante la indiferencia de las autoridades de Yavi Los Puneños se levantan el 4 de junio de 1873 armados de palos, hondas, y boleadoras, con el deseo de recuperar sus tierras. El gobierno de Pedro del Portal intervino frente a la rebelión expropiando y declarando fiscales esas tierras. El principal vocero de los rebeldes era Anastasio Inca, referente indígena de la región y artífice de la rebelión.

Por su parte los campesinos rebeldes al enterarse de la derrota de Sánchez de Bustamante, tomaron el pueblo de Yavi el 9 de marzo y mataron a los funcionarios de Campero y del gobierno. Algunos lograron huir a Bolivia.

Tras una serie de sucesos y años mas tarde el gobernador Prado se repliega a Humahuaca donde prepara un ejército mientras negocia con los rebeldes para ganar tiempo. Pide ayuda al gobierno nacional presidido por Nicolás Avellaneda, quien envía tropas desde Salta, y el 4 de enero de 1875 Álvarez Prado ordenó el ataque en el sitio conocido como Quera.

La lucha encarnizada duró más de doce horas. Combatieron del bando puneño 800 campesinos con 200 armas de fuego, y del bando oficial 1100 efectivos con 1170 armas de fuego, con la sangrienta derrota de los puneños. Según el parte de prensa oficial el saldo de muertos fue de 70 soldados y 120 rebeldes, aunque según otras fuentes fueron 240 puneños muertos y más de 273 heridos. La carencia de munición de los combatientes puneños fue el factor de la derrota ya que los obligó a replegarse por distintos puntos cardinales para evitar la captura. Laureano Saravia pudo escapar a Bolivia.

En los días siguientes se desató una escalada de fusilamientos a los principales cabecillas de la rebelión, comenzando con Anastasio Inca y siguiendo por los comandantes y oficiales de Saravia. Sus cuerpos fueron colgados y expuestos en las plazas públicas como escarmiento.

Recordemos que el pasado 3 de diciembre mediante un acto se recordó la Batalla del Abra de la Cruz en Cochinoca mediante un acto protocolar y otras actividades que se englobaron en la fecha conmemorativa. A diferencia de Cochinoca, en Quera la zona es más sinuosa, es decir de más difícil acceso y más con la presencia de las lluvias que cortan el ingreso de vehículos, además no se cuenta para esto con el apoyo gubernamental.

Desfile en Quera
Desfile en Quera (Foto archivo).

Comenta con tu cuenta de facebook

Comentario

Deja un comentario