Matan a un joven que había atacado a balazos la vivienda de una mujer por motivos de género en Merlo

Los efectivos observaron al joven en actitud sospechosa en el cruce de Carrasco y Azul, en Pontevedra.

Los efectivos observaron al joven en actitud sospechosa en el cruce de Carrasco y Azul, en Pontevedra.

Un joven de 22 años fue abatido por agentes de la Policía bonaerense luego de haber baleado la casa de la expareja de su tío durante un ataque motivado por cuestiones de género en la localidad de Pontevedra, informaron este domingo fuentes de la fuerza.

El hecho se registró el jueves último a la mañana, en el domicilio de los padres de la víctima del ataque por violencia de género, de 36 años, ubicado en Rodo al 500, en el mencionado municipio del partido de Merlo.

Según indicaron los voceros, personal de la comisaría 5ta. local acudió al lugar a raíz de un llamado al 911, y allí se entrevistaron con la mujer, quien refirió que momentos antes se presentó en la vivienda el sobrino de su expareja, identificado como Elías Carrazan (22), que efectuó cuatro disparos hacia la casa, uno de los cuales ingresó por una ventana pero no lesionó a nadie.

Además, explicó a los policías que su expareja, Javier Carrazan, poseía una orden de restricción perimetral, por lo que ella contaba con un botón antipánico.

Luego de la entrevista, los agentes salieron a la búsqueda del agresor y, en la intersección de las calles Carrasco y Azul, observaron a una persona en actitud sospechosa, que desde atrás de una camioneta estacionada comenzó a disparar en dirección al móvil de la Policía para luego intentar escapar corriendo.

Los efectivos persiguieron al joven con el patrullero y, cuando éste utilizó su pistola nuevamente, repelieron el ataque con sus armas reglamentarias, precisaron las fuentes.

Carrazan cayó muerto a unos veinte metros del lugar donde se produjo el enfrentamiento, y momentos después comenzaron a agruparse alrededor de cincuenta personas, entre ellas familiares y allegados del fallecido, quienes comenzaron a tirar piedras contra los policías, por lo que contuvieron la situación efectuando disparos de estruendo y con balas de goma.

En tanto, en el lugar la Policía incautó la pistola, marca Browning de calibre 9 milímetros, que el atacante había utilizado y que se hallaba en el piso junto a su cuerpo.

A su vez, se mantuvo comunicación con la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Morón, a cargo de Oscar Marcos, quien dispuso la preservación del lugar del hecho conforme a los protocolos, a la espera de personal de la Fiscalía y de la Policía Federal Argentina (PFA), para que realizara las diligencias de rigor.

Los peritajes

Poco después, los investigadores se presentaron en el lugar y llevaron a cabo los peritajes correspondientes, entre los que recolectaron siete vainas servidas calibre 9 milímetros, dos de ellas en el recorrido en el que se produjo el tiroteo, una vaina al lado del cadáver de Carrazan y otras cuatro en el domicilio de la víctima.

Los voceros agregaron que el médico legista de la Policía constató que el joven tenía una herida de arma de fuego en el omóplato derecho y otra en su hombro izquierdo, y hasta este mediodía los pesquisas aguardaban los resultados de la autopsia, que se realizó en la morgue judicial de Lomas de Zamora.

Por último, el fiscal Marcos dispuso el secuestro de las armas del personal policial, aunque no adoptó ninguna medida para con los mismos, al igual que la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI), cuya titular, Lorena Rebuffo, no tomó ningún temperamento administrativo al respecto.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario