Cosentino: “Hay que romper con la idea de que el mercado de capitales es para pocos”

Presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Adrián Cosentino.

Presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Adrián Cosentino.

El presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Adrián Cosentino, aseguró que “hay que romper con la idea de que el mercado de capitales es para pocos” y que, por ello, la meta del organismo es potenciar el uso de nuevos instrumentos para que puedan movilizar el ahorro local hacia proyectos de inversión.

Apostar a la combinación de instrumentos de deuda pública y vehículos que puedan absorber el ahorro local que, por ejemplo, hoy atrae el sector inmobiliario, son parte de una estrategia de federalización de la CNV para que el mercado de capitales pueda financiar, en el largo plazo, el crecimiento del país.

“Hay que romper con la idea de que el mercado de capitales es para pocos. No es posible pensar en un crecimiento sostenido de la economía si no hay un crecimiento del mercado de capitales. Hay muchísimo trabajo para seguir haciendo”, aseguró Cosentino en un encuentro de despedida del año con Télam y otros medios.

En ese sentido, afirmó que “el desafío de la Argentina está íntegramente relacionado a crecer y poder financiar ese crecimiento” y que, para ello, “hay que trabajar fuerte para difundir la actividad bursátil”.

En el mundo, las formas de financiamiento de grandes proyectos de infraestructura se dan siempre a través del mercado de capitales u organismos multilaterales de crédito, como el Banco Mundial o el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Los bancos tradicionales, por regulación y normas de manejo de riesgo, no pueden prestar ese tipo de asistencia, por lo que es fundamental tener un mercado bursátil local donde financiar obras que necesita el país en términos de transporte, energía, conectividad, vivienda y sanidad, entre otros.

Sin embargo, tanto el sistema financiero como el mercado de capitales argentino son muy pequeños respecto de su capacidad. A pesar de ser una economía de ingresos medios-altos, la Argentina tiene niveles de crédito y depósitos bancarios que apenas alcanzan el 11% y el 18% del PBI, respectivamente.

Si se compara con otros países de la región, la Argentina tiene ratios muy por debajo de sus vecinos como Chile (107% y 75%), Brasil (47% y 41%), Perú (43% en ambos casos) o México (22% y 26%), según un informe de la Secretaría de Finanzas con datos a 2020.

“Queremos generar industria con nuevos instrumentos y mucha tarea en la federalización. El foco de la CNV está puesto en instrumentos de largo plazo, de modo que el mercado de capitales sea un movilizador de recursos hacia infraestructura e inversión”, aseguró Cosentino.

Para ello, apuntó que hace falta “un proceso de digestión, un trabajo cultural para entender al mercado de capitales como algo accesible hasta que se puedan obtener resultados”.

Este año, la CNV llevó a cabo consultas públicas y lanzamientos de nuevos instrumentos para invertir en fondos de riesgo (sobre todo de empresas tecnológicas y de alto potencial), economías regionales, sector inmobiliario y fondos solidarios.

“La idea es aumentar la oferta de instrumentos privados, que puedan complementarse en armonía a los que emite el sector público, de modo de darle un mayor espectro al inversor en lo que hace a riesgos y productos”, señaló el titular de la CNV.

Uno de los instrumentos a los que más se apuesta para los próximos dos o tres años son los fondos de inversión inmobiliaria, que permiten al inversor comprar una cuotaparte de un proyecto cuyo valor se ajusta sobre el valor del inmueble, igual que el invertir en una vivienda desde pozo, pero con la seguridad de estar regulado por la CNV.

La idea es que, cuando esos fondos empiecen a publicar sus rentabilidades y se demuestre que el dinero invertido se destina a proyectos efectivos, empiecen a captar cada vez más ahorros e inversores.

“La Argentina moviliza mucho ahorro en el mercado inmobiliario. Queremos que el mercado de capitales sea un captador creciente del flujo de una actividad que significa mucho para el ahorrista argentino”, afirmó.

Para que esto ocurra, sostuvo que “las variables claves son el tiempo de maduración y el acompañamiento de la macroeconomía”.

“Hay una primera etapa en la que el producto se conoce, empieza a desarrollarse, el inversor se cautiva y se masifica. Por eso la nuestra es una mirada de mediano-largo plazo. Tenemos la expectativa de que así sea”, cerró.

Entradas relacionadas