Los uruguayos de Eté & Los Problems se reformularon para “Mudar” su sonido

Los uruguayos de Eté & Los Problems

Los uruguayos de Eté & Los Problems

Ernesto Tabárez, vocalista y líder del grupo rockero uruguayo Eté & Los Problems, que en 2020 se reformuló con tres nuevos integrantes para lanzar el EP “Mudar” con nuevas canciones, experimentó la sensación que el intérprete y compositor definió como que “se ensanchó la banda”.

“Somos una banda que se puede permitir tener dos minutos de piano y una guitarra chiquita hasta que explote todo de vuelta. Ahora tenemos mucho más margen de movimiento y eso está buenísimo”, resaltó Tabárez durante una entrevista con Télam.

Eté & Los Problems arrancó el año con cambios ya que solamente quedaron su cantante y el baterista Andrés Coutinho; y se sumaron el guitarrista Martín Iglesias, la pianista y tecladista Bárbara Jorcin y el bajista Iván Krisman.

Con esa nueva formación, el quinteto tomó algunas canciones de “Hambre” (su cuarto disco publicado en 2018), las reformuló sonoramente y grabó esa experiencia en el audiovisual “Mudar” y pudo darle un bautismo a esa novedad con varios shows en La Trastienda uruguaya.

La agrupación se lanzó discográficamente en 2007 con “Malditos banquetes”, luego siguió con “Vil” (2011) y “El éxodo” (2014) desde donde con “Jordan” arrojó un inesperado hit de quiebre popular, melancolía pendular con más de 700.000 vistas en YouTube.

“Es un disco marítimo, y una cosa que hace el mar es dejar atrás todo. Llegás al límite de la tierra y el mar limpia todo, no se dejan huellas”

Ernesto Tábarez

El sonido del conjunto es muy lejano al de agrupaciones orientales masivas como La Vela Puerca o No Te Va Gustar, ya que Tabárez prefiere una poesía y un sonido más oscuro, cercano a Nick Cave, Lou Reed y letristas de su país como Fernando Cabrera y Eduardo Darnauchans.

Mudar

Télam: “Mudar” los muestra más rockeros. ¿A qué se debe tanta crudeza?
Ernesto Tabárez: Una cosa que pasó es que cuando grabamos “Mudar” fue que empezamos a armar la banda nueva y faltando una semana se cayó todo con la pandemia y quedamos encerrados. Después, al mes y medio, empezamos a ensayar en el campo donde grabábamos y en el encierro las canciones que más tocábamos eran las más fuertes, las más crudas, porque tenía sentido porque era una forma de zafar del encierro. En un momento cuando ya sentíamos que la banda estaba bien vimos que era necesario hacer algo más que seguir ensayando y decidimos grabar. Entonces, lo que capta “Mudar” es ese momento que nos sentimos fuertes después de los primeros ensayos.

T:¿A qué estilos se animaron con esta nueva formación?
ET: No sé si haría referencia a lo estilístico, porque un estilo necesita ser algo que ya existe y en realidad lo que hicimos fue tratar de encontrar cómo a una pianista que viene del mundo del jazz podíamos meterla en esas canciones y al mismo tiempo ella, que siempre toca el piano, es capaz de tocar sintetizadores. Una cosa que tenemos de chiste es que la tapa nueva es nosotros cinco tirando de un piano a ver dónde lo metemos. Es un poco eso, le hicimos un lugar al piano y eso se lograba con nosotros dejando espacio para que eso pasara, al cuarteto clásico me refiero, y ella adaptándose a los espacios que había. Fue un laburo muy particular y estamos súper contentos con lo que se logró. A eso hay que sumarle que ella y el guitarrista son dos grandes cantantes y laburan muy bien juntos haciendo coros, entonces hay otra capa nueva que no existía.

T: ¿En las nuevas letras cuanto apareció de la pandemia, el debate por la cuarentena, el cambio de presidente en Uruguay?
ET: No siento nada de eso todavía porque lo que estoy escribiendo es muy amplio. Es un disco marítimo, y una cosa que hace el mar es dejar atrás todo. Llegás al límite de la tierra y el mar limpia todo, no se dejan huellas. Capaz que esa es mi respuesta a todo el encierro, ir al mar, salir de acá. De hecho “Hambre” ya es un disco que habla bastante de eso, entonces este es un disco que no sé si voy a venir a plantearle problemas a la gente sino llevar la fiesta amplia del mar abierto. Pero estamos lejísimos de que eso pase todavía, así que con suerte este año lo terminaremos de escribir y lo grabaremos, o lo haremos en el 2022.

T: ¿Cómo se vivió el 2020 en Uruguay con la pandemia de coronavirus?
ET: En Uruguay la cosa se tomó muy distinto a Argentina y a Brasil. Hubo tres grandes momentos para mí: al principio de la pandemia, tal vez porque somos pocos y hay muchos viejos, realmente como que todo el mundo tuvo mucho cuidado. El primer mes hubo un nivel de acatamiento, de cuidado… No conozco ningún amigo que me dijera de juntarnos, nadie. Yo toda la gente que conocí se lo tomó muy en serio. Esa es la primera etapa y eso frenó la cosa, entonces tuvimos números muy bajos para empezar. De ahí salimos a tener dos o tres contagios diarios y se relajó mucho la cosa, todos lo hicimos. La gente naturalmente, cuando llegaron los días más lindos y había pocos casos, salió y se desmadró un poco todo. Ahora se complicó un poco la cosa y el nivel de descuido hizo que en un país como Uruguay se volviera a compartir el mate, a ese nivel de descuido.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario