La ficción cordobesa “El club del chiribitil”, de estreno por Pakapaka

La propuesta cordobesa tiene 11 capítulos

La propuesta cordobesa tiene 11 capítulos

La serie “El club del chiribitil”, primera producción de ficción hecha en Córdoba en exclusiva para Pakapaka lleva una semana en la pantalla pública con repercusión nacional y expresando lo que sus realizadores avistan como expresión de “contenidos que ponen como exclusivos protagonistas a niños y niñas y sus diversas maneras de ver y entender el mundo”.

El envío de 11 capítulos en curso narra cómo, a raíz de un accidente de tránsito en el que resulta atropellado el perro de Juana, a su grupo de amigos y amigas se le ocurre la idea de encontrar una nueva mascota para regalarle antes del día de su cumpleaños.

“El club del chiribitil” resultó ganadora del concurso “Serie Infantil” desarrollada por Contenidos Públicos S.E de Pakapaka y cuenta con idea y producción general de Mariana Schneider, producción ejecutiva y guión de Andrés Dunayevich y dirección de Diego Seppi.

En el elenco principal de la tira se cuentan Luca Sirito Leiguarda (Valentín) Vicente Lizio Roisman (Alfonso), Julia Peñaloza Secondi (Emma), Luz Peñaloza Secondi (Lúa) y Jazmín Lacuara Del Campillo (Juana).

“La serie nace como parte de una investigación que realizamos con la Universidad Blas Pascal y la dirección de Promoción Científica del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Córdoba llamada ‘La Incorporación de la Perspectiva de Género en la Producción y Realización Audiovisual Infantil’ que nos llevó a tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos los productores a la hora de realizar contenidos audiovisuales para la infancia”, relata Dunayevich a Télam.

El productor y guionista agrega que “de esta investigación derivaron los principios ideológicos de “El club del chiribitil” relacionados con temáticas de amistad, medioambiente, relaciones más equitativas con perspectiva de género y cuidado de animales donde pudimos plasmar algunas de las necesidades que identificamos tanto en la historia como en el proceso artístico”.

Schneider, por su parte, apunta que si bien la serie abreva además “en otras experiencias previas que hemos tenido en el campo de la realización audiovisual”, además destaca a Télam que “de la idea original a lo que hoy se puede ver en la pantalla de Pakapaka hubo un largo camino, el cual transitamos con la colaboración de un equipo increíble de personas del canal que nos guiaron en todas las etapas del proceso”.

“La mejor manera de escribir y producir para niños niñas y adolescentes es escuchar y ponernos en su lugar, descubriendo el mundo desde sus miradas.”

Mariana Schneider

“El club del chiribitil” se estrenó el lunes pasado, puede verse de lunes a viernes a las 12.30 y cuenta con repeticiones diarias a las 17.30 y a las 20.30.

El club de Chiribiti

Télam: ¿Qué repercusiones está teniendo la serie a partir de su estreno?

Andres Dunayevich: La serie está teniendo mucha y muy buena repercusión, no sólo por el impacto en los medios, sino porque hay una gran necesidad de contenidos infantiles de producción local. Acostumbrados a ver niños y niñas principalmente de Buenos Aires o inclusive de otros países en las pantallas, esta es una gran noticia para Córdoba. Es una realidad que pudimos observar desde el principio en las etapas de casting, donde se presentaron más de 200 niños y niñas y hablamos con las familias, justamente de esta falta de espacios y las ganas que tienen sus hijos e hijas de ser parte de estos procesos creativos.

-¿Cómo habían sido sus caminos en la producción audiovisual antes de “El club del chiribitil”?

Mariana Schneider: Esta es nuestra tercer experiencia importante. En 2015 junto a Canal 10 de Córdoba, tuvimos la oportunidad de realizar un programa televisivo de 120 capítulo titulado: “La juguetería”, una hermosa propuesta donde a través de un taller de arte los niños y niñas aprendían y se divertían creando juguetes con materiales reciclados y reutilizados, y con diferentes ejes temáticos. Otra experiencia muy valiosa fue la serie documental “Héroes colectivos” que tiene algunos capítulos atravesados por la infancia y sus realidades. Tenemos muchos proyectos escritos que esperan ser producidos y realizados porque una vez que tomamos contacto con estos públicos se asume un compromiso cultural ineludible y estamos convencidos que la mejor manera de escribir y producir para niños niñas y adolescentes es escuchar y ponernos en su lugar, descubriendo el mundo desde sus miradas.

T: Hace años se decía que a infancias y animales mejor alejarlos de los trabajos audiovisuales pero ustedes combinan ambas en la serie ¿Qué fórmula aplicaron para lograr tan buen resultado?

AD: Creo que aquella leyenda tiene que ver con códigos de otras épocas, ahora les niñes la tienen muy clara, saben de planos, de continuidad, de fotografía. Y actuar les es bastante natural, ya que lo hacen constantemente con los teléfonos celulares. Diría que lo más fácil es trabajar con niños y niñas, siempre de buen humor, rápidos lo cual nos obliga a estar a la altura de ellos. La clave es el trabajo con los padres, sus ansiedades, miedos, expectativas, generarles confianza y que se conviertan en aliados de la propuesta. En cuanto al tema de los animales contamos con un coach, Germán Quiroga, que facilitó todo y se encargó de traer los perros y gatos.

T: ¿Trabajan en otros proyectos?

AD: Estamos trabajando en un proyecto infantil, de ficción, aventuras y medioambiente, que está en su etapa de guión. Además estamos estrenando la serie documental “Atrapados sin salida al mar”, una serie de 10 capítulos que narra a modo biográfico historias de vida y los procesos de transformación de personas que están o estuvieron privadas de su libertad. Por otra parte, estamos produciendo el documental “El Cordobazo de las Mujeres”, que fue seleccionado ganador del Concurso Provincial para la Producción de Largometraje Documental de los Polos Audiovisuales. El filme está basado en el libro homónimo de Bibiana Fulchieri que propone sacar a la luz seis historias invisibilizadas de mujeres que participaron del Cordobazo, contribuyendo así a completar con estos legados de memorias femeninas la historia viva de la provincia.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario