El nominado de Biden como secretario de Estado promete acercarse con los aliados históricos

Blinken planea superar la política unilateraliosta de la gestión Trump.

Blinken planea superar la política unilateraliosta de la gestión Trump.

Antony Blinken, nominado por el presidente electo Joe Biden para el Departamento de Estado, prometió romper la política unilateralista de la administración de Donald Trump y regresar a la “primera línea” mundial junto a los aliados históricos de Estados Unidos para “ganar la competencia con China”.

Así lo hizo saber en un texto difundido por su equipo que será leído esta tarde en su audiencia ante el Senado.

“Podemos revitalizar nuestras alianzas fundamentales. Juntos, estamos en una posición mucho mejor para contrarrestar las amenazas planteadas por Rusia, Irán y Corea del Norte y defender la democracia y los derechos humanos”, sostiene en su discurso reproducido por la agencia de noticias AFP .

Sus palabras van en la misma línea que las del presidente electo que prevé pasar la página del Gobierno de Trump que durante cuatro años desplazó a sus aliados históricos, coqueteó con autócratas, despreció a los organismos multilaterales y rompió acuerdos internacionales.

El plan de Biden es volver a una política exterior más tradicional y para ello eligió a varios de los diplomáticos que trabajaron durante la administración de Barack Obama.

En su discurso, Blinken prometerá un regreso de Estados Unidos a la “primera línea”, pero de forma colectiva, porque “ninguno de los grandes desafíos” del momento “puede ser resuelto por un país actuando solo”. 

“El liderazgo estadounidense sigue contando”, dirá el nominado para secretario de Estado ante los senadores, quienes decidirán en los próximos días si obtiene el cargo.

Blinken junto al presidente electo, Joe Biden.

Blinken junto al presidente electo, Joe Biden.

Los desafíos por delante

El dúo Biden-Blinken encara varias fechas límite inminentes que pondrán a prueba su firmeza y capacidad de diálogo.

La primera será con Moscú, su antiguo rival, con los que tienen hasta el 5 de febrero para extender el tratado clave de desarme nuclear New Start.

La administración Biden, que quiere dejar atrás la política de Trump de acercamiento al presidente ruso, Vladimir Putin, tendrá que encontrar la manera de negociar con la presión del calendario.

Otro tema candente es el Acuerdo Nuclear firmado con Irán en 2015, al que Biden se comprometió a regresar, tras la salida unilateral de Trump.

La nueva administración tendrá que levantar las sanciones que los republicanos impusieron y fueron endureciendo hasta el final de su mandato.

Asimismo tendrá que asegurarse de que Teherán vuelve a cumplir las restricciones nucleares impuestas en el acuerdo que fue soslayando después de que Trump abandonara el pacto.

El papel de Blinken será fundamental, dado que Biden estará monopolizado por otros asuntos de política interna como la pandemia, la recesión económica y la protestas raciales.

Entradas relacionadas