Biden propone extender por cinco años el tratado New START con Rusia

Biden propone extender por cinco años el tratado New START con Rusia

Biden propone extender por cinco años el tratado New START con Rusia

A tan solo un día de su asunción, el nuevo Gobierno estadounidense de Joe Biden propuso extender por cinco años el tratado New START con Rusia, el último pacto nuclear vigente entre ambos países y que expira el 5 de febrero.

“Estados Unidos pretende buscar una extensión por cinco años del New START”, anunció la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, citada por AFP.

Tanto la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como las autoridades rusas se habían pronunciado previamente sobre la extensión del acuerdo.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, por su parte, instó a los dos países a evitar una situación límite y destacó: “Una extensión del Nuevo START no es el fin, sino el principio de nuestros esfuerzos para fortalecer más el control de armamentos”.

Un día antes, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, en su saludo de felicitaciones al nuevo presidente Biden, expresó también su confianza en que el “nuevo Gobierno de Estados Unidos adopte una posición más constructiva en el diálogo” con Moscú y tome en consideración la opinión de Rusia con respecto el tratado.

En ese mismo sentido se había pronunciado más temprano el octavo y último jefe de Estado de la antigua Unión Soviética, Mijail Gorbachov, quien llamó a una “normalización de las relaciones” entre Estados Unidos y Rusia, y reiteró su llamado a prolongar el tratado de desarme nuclear.

Sucesor del Start I (firmado en 1991 por Gorbachov y el entonces presidente estadounidense George H. W. Bush), el tratado New Start mantiene el arsenal de los dos países muy por debajo de su nivel durante la Guerra Fría.

Firmado en 2010 por los presidentes Barack Obama y Dmitry Medvedev y en vigor desde 2011, el pacto limita a 700 el número de lanzadores nucleares estratégicos desplegados y a 1.550 ojivas.

Obama logró que el Senado ratificara el tratado con un compromiso de recapitalización de la fuerza nuclear estadounidense, un plan que presenta un costo por encima de 1 billón de dólares a lo largo de las próximas décadas y que fue considerado excesivo por algunos legisladores demócratas.

El programa apunta a reemplazar la tríada nuclear estadounidense: los submarinos nucleares armados con misiles balísticos, los bombarderos con capacidad nuclear y los misiles nucleares lanzados desde tierra.

A diferencia de Trump, quien criticó duramente el acuerdo por considerarlo desventajoso para Estados Unidos e insistió, sin éxito, en sumar a China, Biden parece no proponer modificación alguna, por lo que Rusia no tendría objeciones, indicó un funcionario del Gobierno.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario