Chamamecera Müller y mexicana Robles presentan “Mujer latinoamericana de punta a punta”

Marcia Müller presentará en el recital virtual su repertorio ligado a los ritmos litoraleño.

Marcia Müller presentará en el recital virtual su repertorio ligado a los ritmos litoraleño.

 La artista argentina Marcia Müller y su par mexicana Nadia Robles compartirán el sábado a través de los canales de YouTube de ambas el recital “Mujer latinoamericana de punta a punta” que reunirá géneros musicales característicos del norte y el sur de la región.

El encuentro avalado por el programa multilateral de cooperación internacional Ibermúsicas permitirá que Müller (nacida en la bonaerense Campana y afincada en la escena musical de Entre Ríos) encare su repertorio ligado a los ritmos litoraleños, en tanto Robles se expresará a través de la cumbia mexicana, la ranchera y el huapango.

La presentación (prevista para las 22 de argentina y las 19 de México) incluirá una entrevista donde las artistas contarán sobre su trayectoria y la manera en que se conocieron en el Encuentro Vallenato Femenino en Colombia, en 2019, y cómo, a partir de entonces, pensaron en una forma de visibilizar sus trabajos en los dos países.

Marcia, hija del acordeonista Alcides Müller, es profesora de música además de contar con formación en canto lírico, guitarra y en Etnomusicología. Tocó y grabó con Rafael Amor, Monchito Merlo, Nélida Argentina Zenón y Polito Castillo y en solitario registró cinco álbumes, entre ellos, “Sueño en alas de acordeón” (2001) y “Mujer de chamamé” (2020).

Nadia es cantante, docente, música y compositora de Monterrey, México. Irrumpió en agrupaciones de vallenato tocando el bajo eléctrico, pero además ejecuta el bajo sexto (instrumento de 12 cuerdas de origen mexicano que combina las características de la guitarra y del bajo).

YouTube video

“Mujer Latinoamericana De punta a punta”, Marcia Müller y Nadia Robles.

– Télam: ¿Qué implica haber podido concretar “Mujer latinoamericana de punta a punta”?
– Marcia Müller:
La concreción de este proyecto es una inmensa posibilidad de visibilización de la mujer trabajadora de la música y la cultura de Latinoamérica. Nuclea los extremos de una región en donde muchas mujeres día a día queremos manifestarnos desde el arte, queremos expandir nuestros horizontes y hacer crecer nuestras metas.

– T: ¿Qué tenés pensado mostrar musicalmente en el recital compartido del próximo sábado?
– MM:
Tocaré temas de “Mujer de chamamé” en formato trío junto a Maru Figueroa en voz y guitarra, Nadia Ojdea en guitarrón. La otra mitad de nuestro concierto estará abordada desde un sexteto que sumará a Agustina Schreider en violín, Chela Martínez Bader en flauta y José Bulos en piano para arreglos sobre obras propias y de otras mujeres referentes. Además a modo de intercambio y como homenaje respetuoso, cada una ofrecerá una obra en ritmos del país hermano.

– T: ¿Cómo se armó este encuentro para un concierto compartido por streaming?
– MM:
Por la llegada de la pandemia la idea de viajar a encontrarnos quedó en espera y comenzamos a pensar otras posibilidades. Surgieron dos proyectos en los que nos pusimos a trabajar: la composición conjunta y este concierto.

“La ley de cupo femenino viene a ayudarnos a aprender socialmente sobre ‘la igualdad'”

Marcia Müller

– T: ¿Cuáles son las problemáticas comunes de las mujeres en la escena musical?
– MM:
La principal problemática radica en la desigualdad de trato, en todos los sentidos. Siento que esto lo acarreamos por las desigualdades que están muy marcadas en la historia de la humanidad. Acceso al trabajo por ejemplo; siendo mujeres en nuestro país se comprobó que los escenarios carecían de nuestra presencia, trabajamos codo a codo por una ley de cupo femenino que viene a ayudarnos a aprender socialmente sobre “la igualdad”.

– T: ¿Creés que el auge del feminismo impulsa nuevos horizontes para la mujer en la música?
– MM:
Totalmente. A partir del feminismo nos pudimos ver entre nosotras, reconocernos y apreciar que teníamos y tenemos la capacidad para crecer juntas. En este punto de la historia muchas mujeres entendimos que solas somos una, juntas somos muchas; y esa fuerza no se doblega, no se puede vencer, no caduca y nos brinda la resiliencia que necesitamos para convertir el dolor y la injusticia en amor.

Entradas relacionadas