Elección de gobernadores e intendentes, un escenario donde todos podrán decir que ganaron

Las estadísticas históricas indican que el arrastre que tiene una elección presidencial no se repite en las provinciales y municipales.

Las estadísticas históricas indican que el arrastre que tiene una elección presidencial no se repite en las provinciales y municipales.

Bolivia reedita en las elecciones subnacionales del próximo domingo la confrontación entre oficialismo y oposición pero con mucha más fragmentación en ambos bloques y, según las encuestas, el Movimiento Al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales crecería en las intendencias y perdería en las grandes ciudades del país, lo que daría elementos para que ambos sectores se proclamen vencedores.

Según los sondeos de intención de voto, distintos sectores de oposición al MAS ganarían las gobernaciones de Santa Cruz de la Sierra, Tarija -ambos históricamente opositores al masismo-, el Beni y tal vez Chuquisaca, un departamento (provincia) bisagra porque tiene un equilibrio entre clases medias y campesinos, aunque Morales relativizó el valor de esos sondeos.

“Nunca creí en las encuestas, especialmente de (la empresa) Ciesmori. El año pasado nos hizo creer que iba a haber una segunda vuelta y que el MAS iba a perder. ¿Qué segunda vuelta? Ganamos con más del 55%”, dijo Morales a la radio Kawsachun Coca.

De todos modos, las estadísticas históricas indican que el arrastre que tiene una elección presidencial no se repite en las provinciales y municipales.

“En las elecciones subnacionales el MAS reúne un 20% menos que en las nacionales, de modo que si se repite esta situación la media esperable sería del 35% de los votos”, señaló sobre este punto el periodista y escritor Fernando Molina en diálogo con Télam.

Las encuestas, explican desde el MAS, se concentran en los centros urbanos, pero no tienen en cuenta a las zonas rurales, donde están los campesinos e indígenas, mayoritariamente identificados con el actual oficialismo, aunque hay desencuentros que antes se soterraban y hoy están más expuestos.

Para esta elección, el Gobierno del masista Luis Arce podría perder las intendencias de las tres principales ciudades: Santa Cruz, donde se perfila como probable ganador el opositor Luis Fernando Camacho; Cochabamba, donde lidera los sondeos el exintendente y exgobernador Manfred Reyes Villa, y La Paz, donde se perfila como favorito Iván Arias, exministro de Obras Públicas del Gobierno de facto de Jeanine Áñez, aunque el Gobierno nacional, con el presidente a la cabeza, está haciendo campaña por el masista César Dockweiler.

La expresidenta de facto Áñez, por su parte, se postula a su vez para la gobernación del Beni, donde está por ver cuánto pesa su fracaso al frente del Gobierno, con una gestión que aglutina en la crítica a sectores antagónicos.

En cualquier caso, no es para el MAS una novedad gobernar con las principales ciudades en manos de la oposición, pero también es cierto que entre sus detractores hay un recambio dirigencial desde una centroderecha con tendencia neoliberal a un populismo de derecha, clasista e incluso racista.

“La mala gestión de Áñez minó al partido Demócratas, que lideraba el actual gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, e hizo crecer a Camacho. Si gana Camacho, pasará de tener un gobernador de derecha pero negociador a uno populista y no negociador”, explicó Fernando Molina.

Camacho, a quien se lo apoda como “el Bolsonaro boliviano” por sus actitudes y declaraciones, es uno de los dirigentes sociales de derecha a los que el MAS acusa de haber estado involucrado activamente en la rebelión y asonada militar que forzó la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019.

El camino hacia un populismo de derecha se repite en Cochabamba, con Manfred Reyes Villa, ex candidato a presidente, cuatro veces intendente de esa ciudad homónima y exgobernador de ese departamento, que lidera las encuestas.

En todos estos casos, el MAS, que es el único partido nacional que funciona en Bolivia, con candidatos en los nueve departamentos y en cada uno de los 336 municipios del país, puede ganar muchas comunas periféricas a las grandes ciudades.

Para esta elección, el gobierno del masista Luis Arce podría perder las intendencias de las tres principales ciudades: Santa Cruz, Cochabamba y La Paz.

Para esta elección, el gobierno del masista Luis Arce podría perder las intendencias de las tres principales ciudades: Santa Cruz, Cochabamba y La Paz.

En este contexto, el oficialismo podrá hacer un análisis cuantitativo y decir tras las elecciones que gobierna en más departamentos que la oposición y en la mayoría de los municipios del país. Y la oposición podrá optar por un argumento cualitativo para decir que gobierna las principales ciudades, que son económicamente más fuertes y activas.

Pero así como el arco opositor tiene sus diferencias y problemas con el corrimiento hacia la derecha, aún más, con la nueva camada de dirigentes, el MAS también tiene su crisis interna, que se refleja claramente en la disputa por la intendencia de El Alto, donde la candidata con más posibilidades es Eva Copa, que fue presidenta masista del Senado durante el Gobierno de facto de Áñez.

El oficialismo la postuló para disputar esa intendencia, pero luego arreciaron las crítica hacia Copa, a quien se llegó a acusar de “colaboracionista”, y el partido bajó su candidatura.

Copa, entonces, se desvinculó del MAS y, ahora como candidata del partido regionalista Jalalla lidera con amplitud las encuestas de intención de voto.

“Podríamos decir que en el MAS anidan dos actitudes encontradas. Por un lado, está la euforia por haber recuperado el poder con la elección de Arce, pero a la vez se ha tornado un partido más cerrado en sí mismo. Ya no aparece como el partido que durante el apogeo de Evo Morales apostaba a sumar a todos, sino que se ha encerrado en si mismo, ha vuelto a ser el partido indigenista del comienzo, cuando dudaba de todo y de todos”, señaló Molina.

“Creo que el durísimo año 2020 que pasó el MAS, a pesar de toda la épica que significó ganar y volver a gobernar, ha dejado un efecto psicológico”, agregó.

Entradas relacionadas