Cayetina: «En los medios todavía estamos muy lejos de la igualdad de género»

Por las mañana, "Cayetina" está en "Despierta corazón", el ciclo que co conduce junto a Diego Korol, de 6 a 9 en Radio Pop (101.5).

Por las mañana, «Cayetina» está en «Despierta corazón», el ciclo que co conduce junto a Diego Korol, de 6 a 9 en Radio Pop (101.5).

La actriz Julieta «Cayetina» Cajg, co-conductora junto a Diego Korol en la primera mañana de Radio Pop y los mediodías en Metro, consideró que si bien «cada vez hay más voces femeninas en los medios, muchas veces pareciera que las empresas buscan llenar el cupo para que no los puteen».

«Si bien me parece muy interesante lo que viene pasando de un tiempo a esta parte, tanto en radio como en televisión aún da la sensación de que no es genuino el cambio y todavía estamos muy lejos de la igualdad», dijo a Télam en el breve tiempo libre que le dejan los dos programas de radio y el cuidado de su hijo de casi dos años.

«Cayetina» forma parte de «Despierta corazón», el ciclo que conduce Diego Korol de 6 a 9 de la mañana en Radio Pop (101.5) y en marzo regresó a Metro (95.1), emisora que tras la mudanza de sus principales programas a Radio Urbana (104.3) renovó completamente su programación. Allí, junto a su hermano Nicolás Cajg -«Cayetano»-, Diego Shultz y el debut radial de Dalma Maradona, llevan adelante «Un día perfecto».

«Es una nueva Metro -contó la actriz- con una propuesta renovada que apunta a otro tipo de programas, de equipos, porque si bien sigue siendo una radio que da información, donde se hacen notas de actualidad, apuesta a un aire más relajado, cotidiano y eso está buenísimo».

Ahora, además del doblete semanal, la intérprete comenzará los sábados de 12 a 15 un envío junto a su amiga Tamara Pettinato (que también trabaja en Radio Pop) y con quien ya compartió escenario en «Confesiones de mujeres de 30».

Al mediodía, Julieta está en la Metro, junto a su hermano Nicolás Cajg -"Cayetano"-, Diego Shultz y el debut radial de Dalma Maradona, llevan adelante "Un día perfecto".

Al mediodía, Julieta está en la Metro, junto a su hermano Nicolás Cajg -«Cayetano»-, Diego Shultz y el debut radial de Dalma Maradona, llevan adelante «Un día perfecto».

-Julieta. ¿cómo impacta el contexto de pandemia en la necesidad de escucha del oyente?

-El oyente, como el ser humano en general, necesita informarse y divertirse. Yo, cuando prendo la radio, busco eso: que no me bajen línea, informarme con un pantallazo de lo que está pasando porque estamos viviendo un momento en que la información que nos influye cambia todo el tiempo. En este momento se necesita estar informado pero, personalmente, me gusta prender la radio y divertirme, sentir que soy una más, tener ganas de opinar y sumarme a la charla que estoy escuchando.

-Tu última vez en Metro fue hace cinco años, ¿Sentís que cambió el aire en ese tiempo? ¿Creés que influyeron los cambios impulsados por los movimientos feministas en el trabajo al frente de un micrófono?

-No deja de llamar la atención que haya tan pocas mujeres. Yo soy una afortunada porque siempre tuve la posibilidad de trabajar y crecer pero miro para los costados y digo «pará, esto no es equitativo» porque no es que los hombres son más porque son mejores. El día que empiecen a convocar a la gente por lo que hacen, ahí es cuando será genuino todo y no por la necesidad de llenar cupos. Pero a su vez, como eso no sucede, hay algo que se torna forzoso, y decís «bueno aunque sea que pase así».

-¿Y desde los contenidos? ¿Sentís que se produjo algún cambio?

-Es un momento de cambio absoluto. Veo que los hombres, no todos pero sí algunos, antes de hablar, preguntan, aclaran: «quiero decir tal cosa pero no quiero que suene así». Yo particularmente siempre estoy a favor del cambio. Cuando alguien está en un proceso de cambio, de superarse, de entender cosas que antes socialmente no se entendían. No estoy con el dedito juzgando lo que se hace mal. Si está empezando el cambio para mí está bueno y hoy hay que tener muchísimo cuidado porque con las redes sociales el rebote puede ser muy masivo, muy desmedido y cruel.

T-¿Cambió el intercambio dentro y fuera del aire para pensar el programa con tus compañeros?

-Sí, totalmente. Primero que con la gente que trabajo tengo mucha confianza como para dar mi opinión dentro y fuera del aire. Y si llega a pasar algo al aire con lo que no estamos de acuerdo, nos exigimos entre nosotros abrir un debate para encarar por donde queremos ir. De eso se trata: cambiar y reaprender entre todos. Te lo digo como mujer, feminista, amiga, que todo el tiempo estoy repensando cosas. Chistes, palabras, opiniones, y lo hablo mucho con mi hermano, con Shultz, él también lo habla en su casa con sus hijos, su mujer, estamos muy abiertos a que los cambios se noten.

-En medio del doblete de radio, ¿Queda tiempo para la actriz?

-Tuve la posibilidad de hacer dos obras pero no las hice por la pandemia y por elegir dónde poner la energía. Tengo un hijo muy chiquito, y tiene temas respiratorios así que trato de cuidarme extremadamente. Traté de priorizar los trabajos que tenía. Sí estoy muy metida con la escritura, que vengo desarrollando hace tiempo, con una obra que estoy escribiendo. Siempre estoy involucrada con el mundo de la vejez, mis abuelas, el paso de la vida, la muerte, hay un mundo ahí. Ya trabajé en una obra sobre una de mis abuelas y ahora esta se relaciona con el mundo que compartí con mi otra abuela.

-¿Podés adelantar algo?

-Poco: que está situada en la década del 80. Veremos en qué termina. Por lo pronto estoy ocupada en los trabajos en radio y en el nuevo programa que empiezo con Tamara. Si bien no teníamos muchas ganas de trabajar los fines de semana (risas), como somos muy amigas, nos pareció divertido.

Previous post Ademys denuncia «responsabilidad» del Gobierno porteño por la muerte de un maestro
La curtiembre Next post La curtiembre de la Asociación Las Vicuñitas de Rinconada