El presidente Al Assad presenta su candidatura a la reelección en Siria

Al Assad, de 55 años accedió al poder en 2000, tras la muerte de su padre, Hafez.

Al Assad, de 55 años accedió al poder en 2000, tras la muerte de su padre, Hafez.

El presidente sirio, Bashar al Assad, presentó este miércoles una solicitud de candidatura para las elecciones presidenciales del 26 de mayo, informaron medios estatales.

Los candidatos tienen hasta el 28 de abril para presentarse ante el Tribunal Constitucional Supremo, que controla que cumplan con las condiciones exigidas, y deben contar con el apoyo de 35 diputados sobre los 250 con los que cuenta el Parlamento.

El Parlamento “fue informado por el Tribunal Constitucional Supremo que Bashar al Asad presentó una solicitud de candidatura al cargo de presidente”, declaró el presidente de la Asamblea, Hamuda Sabagh, citado por la agencia de noticias estatal Sana.

De esta manera, Al Assad, de 55 años, quien accedió al poder en 2000, tras la muerte de su padre, Hafez, se postulará para un cuarto mandato.

Se trata de la sexta solicitud de candidatura. Otras cinco personas, poco conocidas por los sirios, ya se presentaron ante la instancia constitucional.

Entre las candidaturas, está la de Faten Ali Nahar, la segunda mujer candidata presidencial en la historia del país árabe.

En 2014, Al Assad ganó las elecciones con más del 88% de los sufragios.

En 2014, Al Assad ganó las elecciones con más del 88% de los sufragios.

La consulta será la segunda organizada desde el inicio en 2011 del devastador conflicto armado, que dejó un número estimado de más de 388.000 muertos y millones de desplazados.

En 2014, Al Assad ganó las elecciones con más del 88% de los sufragios. Sólo tuvo dos rivales, de los cuales se sabía de antemano que no tenían posibilidades.

La ley electoral impide que se presenten a las elecciones las figuras opositoras en el exilio: cada candidato debe haber “residido en Siria durante un período de al menos 10 años consecutivos en el momento de presentar candidatura”.

Apoyado por Irán y Rusia, el presidente sirio encadenó varias victorias militares en los últimos años contra rebeldes y yihadistas, recuperando casi dos tercios del territorio.

El país, devastado, se vio afectado durante más de un año por una profunda crisis económica, marcada por una devaluación de la moneda nacional frente al dólar y altos niveles de inflación.

Entradas relacionadas