Al menos 51 candidatos para las elecciones, con Al Assad listo para ser reelegido

Al Assad busca una nueva reelección

Al Assad busca una nueva reelección

Al menos 51 personas presentaron sus candidaturas para las elecciones presidenciales del 26 de mayo en Siria en las que parece descontarse un holgado triunfo de Bashar Al Assad, en el poder desde hace dos décadas.

El Parlamento sirio tenía plazo hasta este miércoles para ultimar la lista de candidatos. Según la agencia oficial de noticias Sana, 51 personas manifestaron su interés, de las que al menos siete son mujeres. De todos ellos solo quedará un pequeño número.

Para ser oficialmente candidato en Siria es necesario obtener el apoyo de al menos 35 diputados sobre un total de 250 del parlamento, que prácticamente de manera unánime apoya a Assad, recordó el secretario general del órgano legislativo, Sallum al-Sallum, citado por el diario Al Watan.

«El proceso por el que los diputados aprueban a los candidatos a las elecciones presidenciales terminó», indicó esta tarde Saná.

No se sabe cuándo se comunicará la lista definitiva de candidatos para estos comicios, calificados por los detractores de Assad de simulacro de democracia.

Siria invitó a diputados de aliados como Rusia, Irán, China, Venezuela y Cuba para que actúen como observadores en el proceso electoral, recogió la agencia de noticias AFP.

En Nueva York, los miembros occidentales del Consejo de Seguridad de la ONU, bajo el auspicio de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, rechazaron por adelantado el resultado de las elecciones.

Siria invitó a diputados de Rusia, Irán, China, Venezuela y Cuba para que actúen como observadores

Siria invitó a diputados de Rusia, Irán, China, Venezuela y Cuba para que actúen como observadores

«El hecho de no adoptar una nueva Constitución es una prueba de que las elecciones del 26 de mayo serán una farsa», declaró la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield.

El representante ruso ante Naciones Unidas, Vasily Nebenzya, consideró sin embargo que este tipo de declaración constituye una «injerencia inadmisible en los asuntos internos de Siria».

Estos comicios serán los segundos desde que estalló la guerra en 2011, un conflicto devastador que causó más de 388.000 muertos y ha desplazado a la mitad de la población siria.

Exceptuando a Assad, el resto de candidatos son desconocidos y por primera vez hay mujeres.

La ley electoral exige a cualquier candidato haber vivido en Siria durante un periodo de 10 años consecutivos en el momento de presentar su candidatura, lo que excluye directamente a todas las personalidades de la oposición en el exilio.

En 2014, Assad ganó con más del 88% de los votos. En aquella ocasión, finalmente solo hubo dos candidatos.

El mandatario llegó al poder en 2000 vía referéndum, tras la muerte de su padre, Hafez Al Assad, quien a su vez había gobernado el país durante tres décadas.

Las presidenciales de mayo se celebrarán en medio de una gran crisis económica, con la inflación disparada y la moneda nacional hundida frente al dólar.