Un preso de Olmos y dos cómplices, fueron acusados de hacerle el “cuento del tío” a ancianos porteños

Uno de los integrantes de la banda ya estaba preso en Olmos.

Uno de los integrantes de la banda ya estaba preso en Olmos.

Un preso del penal de Olmos junto a otro hombre y una mujer que quedaron detenidos, son acusados de conformar una asociación ilícita que desde hace tres años recaudó miles de dólares y pesos con estafas a personas de la tercera edad bajo la modalidad del “cuento del tío”, informaron fuentes judiciales.

En total se realizaron ocho allanamientos, algunos en Capital Federal, otros en las localidades bonaerenses de Campana y Garín, y uno de los procedimientos fue en el penal platense de Olmos.

En esa unidad penitenciaria se le notificó de la imputación al presunto líder de esta banda, algunos de cuyos integrantes pertenecen a la comunidad gitana.

Un hombre y una mujer fueron detenidos en otros procedimientos, mientras que otros tres imputados –dos hombres y una mujer-, ya identificados y con orden de detención, no fueron localizados y permanecían esta tarde prófugos.

La investigación

Se trata de una compleja investigación de tres años dirigida por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 22, a cargo de Carlos Alberto Vasser, y en la que intervinieron detectives del Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (DUFIE) de la Policía Federal (PFA), a cargo hoy de los allanamientos ordenados por el juez Luis Schelgel, quien subroga el Juzgado 47.

Si bien son siete los hechos concretos denunciados en Capital Federal que se les imputa a esta organización delictiva, de algunas escuchas surge que concretaron o intentaron realizar decenas de estafas más, siempre con la misma modalidad.

Cómo eran las estafas

El “cuento del tío” consistía en que una mujer o un hombre llamaban a un anciano haciéndose pasar por su hijo, nieto u otro familiar, para decirle que había que cambiar los billetes de sus ahorros porque perderían valor y que un “contador amigo” iba a pasar por el domicilio a retirar el dinero para el canje.

De esa manera, el 5 de diciembre de 2018 la primera víctima les entregó 50.000 dólares y 100.000 pesos de sus ahorros, luego de que una mujer que se hizo pasar por su hija le dijera que los billetes viejos iban a perder “el 85 por ciento de su valor”.

El mismo día pero por la tarde, otro anciana les entregó 10.500 dólares y 60.000 pesos, e incluso se comunicaron al día siguiente para ofrecerle ir a sacar los dólares de la caja de seguridad, pero la mujer les advirtió que ya había hecho la denuncia.

El 25 de octubre de 2019, el estafado fue un anciano a quien le inventaron que un “inminente acontecimiento económico” iba a hacer depreciar el valor de sus billetes.

El "cuento del tío" consistía en que una mujer o un hombre llamaban a un anciano haciéndose pasar por su hijo, nieto u otro familiar, para decirle que había que cambiar los billetes de sus ahorros porque perderían valor.

El “cuento del tío” consistía en que una mujer o un hombre llamaban a un anciano haciéndose pasar por su hijo, nieto u otro familiar, para decirle que había que cambiar los billetes de sus ahorros porque perderían valor.

El cuarto hecho fue el 19 de noviembre de 2019 y la víctima en este caso les entregó 25.000 dólares, mientras que el 23 de diciembre de ese mismo año, otra anciana le dio sus ahorros a dos hombres que pasaron por su casa de parte de un hombre que la engañó y se hizo pasar por su nieto.

Ya en 2020, el 2 de enero la estafa tuvo como víctima a una mujer que dejó ingresar a una supuesta conocida de un familiar a su casa y le dio 3.000 pesos, y el 11 de marzo otra anciana que entregó sus ahorros en su casa.

Según las fuentes, de las escuchas surge que todos los miembros de la banda detenidos, prófugos y aún no identificados, trabajaban bajo las órdenes del recluso que desde Olmos les advertía: “Estando yo acá, igual mando yo”.

La causa incluso tiene un incidente tramitando en la Corte Suprema de Justicia por una incompetencia planteada ante la posibilidad de que la causa esté vinculada al lavado de activos, ya que se investiga si el dinero obtenido de las estafas fue empleado para construir viviendas y templos religiosos, o para comprar y o hacer figurar ventas de alta gama.

Entradas relacionadas