El juicio a Chocobar entra en la recta final: arrancan los alegatos por el ataque al turista americano

El juicio que se le sigue al policía bonaerense Luis Chocobar ingresará mañana en su tramo final con el inicio de los alegatos respecto al ataque a puñaladas que sufrió durante un robo un turista

El juicio que se le sigue al policía bonaerense Luis Chocobar ingresará mañana en su tramo final con el inicio de los alegatos respecto al ataque a puñaladas que sufrió durante un robo un turista

El juicio que se le sigue al policía bonaerense Luis Chocobar ingresará este miércoles en su tramo final con el inicio de los alegatos respecto al ataque a puñaladas que sufrió durante un robo un turista estadounidense en 2017 en el barrio porteño de La Boca, por el que está siendo juzgado un joven que al momento del hecho era menor de edad, informaron fuentes judiciales.

Ese episodio fue el que derivó, luego, en la persecución en la que intervino el policía provincial y que terminó con la muerte de Juan Pablo Kukoc, uno de los dos delincuentes que participaron del robo al turista Frank Wolek (60), junto al joven que está siendo juzgado junto a Chocobar.

La audiencia está prevista para las 15 cuando la fiscal Susana Pernas y la defensa del acusado, que al momento del hecho era menor de 18 años, hagan sus respectivas exposiciones respecto del robo y la tentativa de homicidio de Wolek.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la próxima semana arrancarán los alegatos sobre la responsabilidad de Chocobar (33) en el homicidio de Kukoc (18) tras el ataque al turista norteamericano.

El juicio

La semana pasada, el policía declaró ante el Tribunal Oral de Menores 2 (TOM) y justificó su accionar, al asegurar que quiso evitar que Kukoc siguiera avanzando hacia él, ya que supuso que estaba armado y que disparó al piso.

En tanto, la querella consideró que el acusado mintió “para intentar mejorar su muy comprometida situación”.

Fernando Soto, abogado del policía, explicó que su defendido dijo que disparó “siempre para abajo, a seis o siete metros de distancia en el mismo momento en el que el fallecido hizo un giro”.

“Le preguntaron si quiso matar y respondió que de ninguna manera y que tampoco se representó que podía matarlo porque disparó hacia abajo, no quería matarlo sino pararlo, detener su avance”, aseguró el letrado sobre la declaración.

“Le preguntaron si quiso matar y respondió que de ninguna manera y que tampoco se representó que podía matarlo porque disparó hacia abajo”

Fernando Soto, abogado de Chocobar

Además, Soto aseguró que la secuencia arrancó cuando Chocobar les gritó a ambos delincuentes que atacaron al turista estadounidense Wolek “alto policía” e inmediatamente lo dejaron de apuñalar.

El abogado también sostuvo que el acusado supuso que el joven estaba armado porque vio el ataque al fotógrafo y que “cumplió con el reglamento” respecto a la posición de tiro que se vio en la imagen tomada por una cámara de seguridad.

En tanto, Pablo Rovatti, representante de la madre de Kukoc e integrante del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico de Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación junto a Sebastián Da Vita, afirmó que “la declaración indagatoria de Chocobar fue contradictoria con sus indagatorias prestadas en la instrucción”.

“Estamos en condiciones de decir que se trata de una comprensible mentira para intentar mejorar su muy comprometida situación”, explicó.

El robo

El asalto al turista estadounidense ocurrió el 8 de diciembre de 2017 a pocos metros de Caminito, en La Boca, por donde la víctima paseaba a pie con su cámara fotográfica y fue interceptada y apuñalada con fines de robo por dos delincuentes, el menor de edad y Kukoc.

Tras el ataque, ambos asaltantes salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, Kukoc fue interceptado a tres cuadras por dos transeúntes que habían visto el ataque.

Instantes después, llegó al lugar Chocobar, efectivo de la Policía Local de Avellaneda, quien se identificó y, según declaró luego, le pidió que se detenga, tras lo cual efectuó disparos, dos de los cuales alcanzaron a Kukoc en el muslo izquierdo y el mortal, en la zona de la baja espalda.

Entradas relacionadas