La Policía allanó el Gobierno de Amazonas por desviar fondos destinados a la pandemia

La Policía informó que los delitos investigados podrían tener una pena de hasta 24 años de reclusión.

La Policía informó que los delitos investigados podrían tener una pena de hasta 24 años de reclusión.

La Policía Federal de Brasil ejecutó este miércoles 19 órdenes de allanamiento y seis de arresto en el marco de una investigación sobre la supuesta participación del Gobierno del estado de Amazonas en desvíos de recursos destinados a la lucha contra la pandemia del coronavirus.

“Según las investigaciones, hay indicios de que funcionarios del alto escalón de la secretaría de Salud del gobierno de Amazonas realizaron contrataciones fraudulentas para favorecer grupos de empresarios locales de un hospital de campaña, bajo orientación del Gobierno del Estado”, informó la policía en un comunicado.

“Son investigados hechos relacionados con posibles prácticas delictivas como formar parte de una organización criminal, fraude en las licitaciones y desvío de recursos públicos”, agregó la policía.

Durante el operativo, la Policía Federal fue recibida este miércoles a tiros por el dueño de un hospital privado Nilton Costa Lins Júnior en el estado de Amazonas, uno de los más golpeados por la crisis sanitaria. Lins Júnior es uno de los dueños del grupo empresarial que lleva el nombre familiar y que posee uno de los hospitales privados de Manaos, la capital del estado.

“Ha sido la primera vez en 30 años que veo responder a tiros una orden de búsqueda y captura emitida por un juez”, expresó la fiscal general Lindora María Araújo.

Asimismo, ya se emitió una orden de búsqueda, captura y detención provisional contra el secretario de Salud, Marcellus Campelo.

En la conocida como “Operación Sangría”, la Fiscalía también emitió órdenes de búsqueda para el gobernador, Wilson Lima. y para Campelo, aunque este último deberá ingresar a prisión también de manera provisional. Por el momento no fue localizado y la fiscal Araújo lo considera “prófugo”.

Campelo es el segundo secretario de Salud de Amazonas que entraría en la cárcel, después de que su antecesora en el cargo, Simone Papaiz, fuera detenida en junio del año pasado en una de las primeras fases de esta operación.

La Fiscalía emitió otras cinco órdenes de prisión provisional contra representantes de las empresas sospechosas envueltas en este caso, detalló el diario O Globo, citado por la agencia de noticias Europa Press.

En este momento de la operación, la Fiscalía brasileña investiga la contratación por más de 512.941.80 dólares de las instalaciones y terrenos del Hospital Nilton Lins para recibir pacientes con coronavirus durante tres meses. La Fiscalía considera que el contrato se realizó sin pasar por los cauces legales y sospecha de sobrecostes en la compra de equipos y material.

“Hay indicios de que altos funcionarios del Departamento de Salud y del estado de Amazonas realizaron contrataciones fraudulentas para favorecer a un grupo de empresarios locales”, explica la Fiscalía, que cuestiona que el Gobierno estatal destinará ese dinero a la construcción de un hospital de campaña en las instalaciones del centro privado cuando ya existía en la ciudad otro centro de salud con capacidad para 300 camas y listo para recibir pacientes.

La policía informó que los delitos investigados conllevan penas de hasta 24 años de reclusión.

Panorama sanitario

Amazonas es el segundo estado más golpeado por la pandemia.

Amazonas es el segundo estado más golpeado por la pandemia.

El estado Amazonas vivió escenas dramáticas a fines de 2020 y en enero de 2021 debido a la falta de oxígeno e insumos para enfrentar el recrudecimiento de la pandemia. Decenas de personas fallecieron asfixiadas en Manaos al comienzo del año debido a la falta de oxígeno.

Amazonas, con 314 muertes por cada 100.000 habitantes, es el segundo estado más afectado por la pandemia. Casi 13.000 personas fallecieron en la región por el virus que contabiliza allí más de 385.000 contagios.

Brasil, con más de 465.000 muertes por la enfermedad, registra el segundo peor saldo letal del mundo, solo detrás de Estados Unidos.

Entradas relacionadas