Las pioneras de la evolución

El fútbol argentino dio pasos importantes en los últimos años en sus equipos femeninos y desde el Mundial de Francia 2019 se consolidaron diferentes proyectos dentro de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) como la profesionalización de la Primera y ahora la transmisión de sus partidos por la TV Pública y Deportv.

Todo el proyecto, que incluyó cambio de seleccionador -salió Carlos Borrello e ingresó Germán Portanova- relució el crecimiento de las mujeres, actualmente con una competición que les permite dedicarse a pleno a la actividad, con figuras tales como Dalila Ippolito de la Juventus o Soledad Jaimes ahora en Santos de Brasil.

Además, Macarena Sánchez, una de las atacantes de San Lorenzo, el último campeón argentino, luchó durante mucho tiempo para conquistar los derechos de la actualidad. Y en el arco de su equipo se destacó Vanina Correa (38 años).

Y otra delantera que sobresalió por pelear por los derechos de las personas trans fue Mara Gómez, una de las figuras de Villa San Carlos, que recibió la aprobación de la FIFA, con el apoyo de la AFA, durante 2020 para participar del certamen.

En el caso de Ippolito, de tan solamente 19 años, se encuentra a préstamo en el Pomigliano de la Serie A de Italia, con el objetivo de sumar minutos en el campeonato y rodaje de cara a futuro.

“Elegí el Pomigliano porque me gustan los desafíos y pienso que somos un club que va a dar mucho de qué hablar en esta temporada”, comentó en su presentación.

En su trayectoria ya tiene dos conquistas: la Supercopa Italia y la Seria A en la 2020-2021. En julio de este año se dio su cesión.

La mediocampista surgió de las Divisiones Inferiores de Jóvenes Deportistas de Lugano, donde participó de la Liga CAFI (Campeonato Amistad de Fútbol Infantil) y luego pasó al Club Plaza, aunque dio otro paso al meterse en 2015 en River Plate, donde estuvo hasta el 2019.

Y allí llegó su explosión cuando con la camiseta de la UAI Urquiza se destacó en la Copa Libertadores con 2 goles y 2 asistencias en 13 partidos.

Diferente es el panorama de Soledad Jaimes, una de las más consolidadas en el seleccionado argentino y en el fútbol del exterior, que se calzó nuevamente la camiseta de Santos de Brasil luego de un breve paso por China (Changchun Zhuoyue).

Su equipo está ahora en los cuartos de final del torneo de Brasil y perdió por 3 a 2 en la ida contra Ferroviária, pero uno de los goles fueron de la argentina.

Hace dos años se animó a dar un consejo durante una nota con La Nación y pidió: «Que las chicas corran detrás de sus sueños».

El contexto en que lo brindó fue nada más y nada menos que con la Champions League en sus manos. La consiguió con Olympique de Lyon de Francia.

Además en su haber se encuentran 12 títulos de la Primera de Argentina con Boca y varias participaciones con el seleccionado entre el Mundial 2019, la Copa América -tercer lugar- en 2018 y diferentes certámenes desde el Sudamericano 2006.

En el ámbito local, Macarena Sánchez (San Lorenzo) fue una de las abanderadas en la lucha feminista dentro del fútbol y además de jugadora es desde 2019 responsable del Instituto Nacional de juventud que está bajo la órbita del ministerio de Desarrollo Social de la República Argentina.

La delantera es una de las indiscutidas en el ‘Ciclón’ y en el debut del nuevo torneo marcó dos goles en la aplastante victoria sobre El Porvenir por 8 a 2.

En el mismo equipo, pero en la otra punta de la cancha, Vanina Correa continúa mostrando su alto nivel, al igual que lo hizo en el Mundial de Francia 2019, y se ganó los elogios de todos los fanáticos de la redonda.

Correa tuvo un paso por Espanyol de Barcelona en 2020-21, en el que sufrió la fractura del peroné de su pierna derecha y tuvo tres meses afuera, regresó al país para darle sumarse a San Lorenzo, que viene de ser campeón en la tanda de penales frente a Boca.

Por último, Mara Gómez sobresalió por su talento afuera de la cancha -se recibió de enfermera- y adentro, lo que le valió dar un salto en su carrera cuando hace días firmó con Estudiantes de La Plata.

Su nombre quedará por siempre en la historia del fútbol porque se convirtió en la primera jugadora trans. Su debut se dio el 7 de diciembre pasado cuando aún jugaba en Villa San Carlos, en una derrota ante Lanús por 7 a 1.