Las inundaciones en el sur de EEUU provocan al menos 21 muertos y decenas de desaparecidos

El río Piney, en el vecino condado de Hickman, creció casi 3,6 metros por encima de su récord histórico.

El río Piney, en el vecino condado de Hickman, creció casi 3,6 metros por encima de su récord histórico.

Con más de 38 centímetros de lluvia, las inundaciones que en el estado de Tennessee, en el sur de Estados Unidos, dejaron al menos 21 muertos y decenas de desaparecidos, informaron las autoridades locales, quienes señalaron que la cifra podría ser aún mayor.

Los meteorólogos calificaron como «históricas» las inundaciones que desde el sábado golpearon Tennessee, arrasando con caminos rurales, carreteras estatales y puentes, mientras que miles de personas quedaron sin electricidad.

El condado de Humphreys, a unos 90 minutos de Nashville, fue uno de los más castigado y soportó durante 24 horas un récord de precipitaciones, indicó el Servicio Meteorológico Nacional.

El gobernador del estado, Bill Lee, describió escenas de «pérdidas y dolor» en Waverly, una localidad de 4.500 habitantes donde murieron 20 de las víctimas.

«Nuestros corazones y nuestras oraciones tienen que estar con la gente de esa comunidad», dijo Lee en rueda de prensa después de visitar el lugar del desastre.

Las autoridades impusieron un toque de queda nocturno mientras continuaban los esfuerzos para encontrar a los desaparecidos

El jefe de policía, Grant Gillespie, aseguró que la otra muerte ocurrió en un área rural en otra parte del condado y agregó que unas 20 personas continúan desaparecidas.

«Tenemos la esperanza de estar llegando al final de esa lista», dijo Gillespie.

Las autoridades impusieron un toque de queda nocturno mientras continuaban los esfuerzos para encontrar a los desaparecidos.

Las operaciones de rescate continuaron el domingo con los trabajadores yendo de casa en casa para buscar víctimas o personas que necesitaran asistencia.

Karen Phair, de 61 años, dijo al diario local The Tennessean que Waverly parecía una «zona de guerra».

Otro habitante del condado, Rickey Larkin, de 62 años, dijo al New York Times que su mujer y él tuvieron que aferrarse a un colchón como salvavidas después de que un «océano» engullera su casa.

El Departamento de Seguridad Pública de Waverly publicó en su página de Facebook una lista de nombres de personas desaparecidas y pidió ayuda a sus habitantes para dar con ellas.

Ayer por la tarde, el presidente Joe Biden dio una conferencia de prensa en Washington donde dio su «más sentido pésame por la repentina y trágica pérdida de vidas» en Tennessee.

«Le pedí al administrador de FEMA (la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) que hable con el gobernador Lee de Tennessee de inmediato» y le ofrezca cualquier ayuda necesaria, dijo Biden.

El alguacil del condado de Humphreys, Chris Davis, dijo a una televisión local afiliada a CNN que entre los fallecidos había dos niños pequeños mientras que otros seis se encontraban hoy desaparecidos.

El propio Davis perdió a un amigo a causa de las inundaciones. «Fueron a buscar a uno de mis mejores amigos y lo encontraron. Se ahogó», relató.

Las fotos publicadas en las redes sociales mostraban una hilera de casas casi sumergidas en aguas marrones, automóviles volcados o apilados uno encima de otro y caminos cubiertos de barro y escombros, informó AFP.

«Los medios de comunicación se han centrado mucho en lo que está sucediendo en otras áreas -Haití, Afganistán, huracanes que llegan al noreste (de Estados Unidos)- pero creo que debemos entender que la devastación aquí en Tennessee ha sido igual de importante», dijo el senador Bill Hagerty después de visitar una escuela arrasada por las inundaciones.

El río Piney, en el vecino condado de Hickman, creció casi 3,6 metros por encima de su récord histórico, apuntó una oficina local del Servicio Meteorológico Nacional.