Nuevo juicio para «Pato» Cabrera por amenazas y desobediencia

El golfista cordobés enfrentará nuevamente un juicio oral promovido por su expareja, quien ya lo había acusado y fue condenado.

El golfista cordobés enfrentará nuevamente un juicio oral promovido por su expareja, quien ya lo había acusado y fue condenado.

El golfista Ángel ‘Pato’ Cabrera deberá enfrentar un nuevo proceso de enjuiciamiento por delitos de violencia de género en contra de su expareja, Cecilia Torres Mana, la misma victima que lo llevó a juicio recientemente y por el que cumple condena de dos años de prisión efectiva en una cárcel de Córdoba.

El abogado Carlos Nayi, representante legal de Torres Mana, manifestó a Télam que «a Cabrera lo espera un nuevo juicio oral y público por un hecho de amenaza y seis hechos de desobediencia a la autoridad, que ocurrieron en un contexto de violencia de género» en contra de su expareja.

El letrado detalló que la causa fue elevada a juicio por el fiscal de Violencia Familiar y de Género, Cristian Griffi, por «denuncias por la misma expareja que lo llevó al juicio oral, luego de que se emitiera una orden de captura internacional» para que enfrentara el proceso de enjuiciamiento en la capital de Córdoba.

Los nuevos hechos denunciados, al igual que en el juicio anterior, ocurrieron en 2020

Nayi sostuvo que los nuevos hechos denunciados, al igual que en el juicio anterior, ocurrieron en 2020 «cuando la relación sentimental ya había terminado»

Como consecuencia de la «violencia física y el sometimiento», Cabrera «eliminó el autoestima» de su ex pareja, «la aisló del mundo exterior. No solo violó la ley, sino que condenó a la víctima a vivir de una manera diferente», afirmó el letrado.

El pasado 7 de julio, la Cámara Segunda del Crimen de la ciudad de Córdoba había condenado al ‘Pato’ Cabrera a dos años de prisión efectiva por los delitos de ‘lesiones leves y hurto’, que había denunciado Torres Mana, condena que cumple en el penal local de Bouwer.

El 20 de julio del año pasado, a poco de iniciarse el primer juicio, Cabrera había viajado sin autorización judicial, desde su domicilio de la localidad cordobesa de Villa Allende, hacia Estados Unidos para participar de un torneo de golf.

Dos semanas después la justicia advirtió la ausencia e inmediatamente se tramitó la captura internacional y se logró la detención el 14 de enero en Brasil. En junio de este año fue extraditado a Córdoba para enfrentar el juicio por el que fue condenado.