Las vivencias de Belinda, Cecilia, Marta y Ana, vacunadoras que batallan a diario contra la Covid-19

La conmemoración del Día Nacional del Vacunador es este jueves. Foto: Marcelo Ochoa

La conmemoración del Día Nacional del Vacunador es este jueves. Foto: Marcelo Ochoa

Corresponder a una vocación temprana o señales tardías y tal vez casuales, sentir el orgullo de que cada pinchazo promueve el derecho humano a la salud, hacer del miedo propio e inicial fortaleza para discernir y acompañar el temor de los otros, promover el afianzamiento de los lazos comunitarios para hacer frente al coronavirus, escuchar, concientizar, ser abrazadas. Belinda, Cecilia, Marta y Ana son enfermeras, residen en diferentes provincias argentinas e integran al colectivo de 22.000 vacunadores y demás agentes sanitarios que tienen bajo su responsabilidad la implementación del Plan Estratégico de Vacunación contra la Covid-19 a lo largo y ancho de la Argentina.

A continuación, una síntesis de las entrevistas que las cuatro enfermeras dieron a Télam Radio en el marco del Día Nacional del Vacunador, cuya conmemoración es este jueves:

Belinda Pérez, Río Negro

Licenciada en Enfermería, trabaja desde hace 15 años en el Hospital Artémides Zatti, de Viedma, donde se desempeña como jefa del vacunatorio, además de dirigir la campaña de vacunación contra la Covid-19 en la capital rionegrina.

“Siempre me interesó ejercer una profesión al servicio de las personas desde la educación y la salud. Pienso que a partir de la enfermería conjugué los dos aspectos”, señala, y agrega: “La actividad que llevamos a cabo desde diciembre, en articulación con la comunidad, no tiene precedentes y la vacuna nos devuelve la esperanza de mitigar los efectos arrasadores de esta nueva enfermedad”.

Para Belinda, “la enfermería garantiza un derecho humano fundamental, el derecho a la salud. Es práctica que contribuye a la contención y escucha de la comunidad”.

La vacunadora rionegrina dice sentir “orgullo” de “ser protagonista de esta campaña”.

“Es empezar a creer de nuevo en los valores colectivos, que nadie se salva solo -agrega-. La solidaridad y la empatía nos puede hacer superar los efectos terribles de esta pandemia”.

Consulta por cuáles hitos destaca, a modo personal y colectivo, sobre el devenir del Plan Estratégico de Vacunación, Belinda rescata “el vacunarnos allá, por diciembre, y fortalecernos como personal de salud. Fue un momento muy fuerte, muy conmovedor. Pudimos generar cuidados hacia nuestros colegas, aquellos que estaban atendiendo en la terapia, hisopando, en los centros, atendiendo en las guardias”.

Belinda Pérez trabaja desde hace 15 años en el Hospital Artémides Zatti. Foto: Marcelo Ochoa

Belinda Pérez trabaja desde hace 15 años en el Hospital Artémides Zatti. Foto: Marcelo Ochoa

Cecilia Hernández, Santa Fe

“Mi vocación nació a través de una enfermera amiga que me alentó. La verdad es que al principio tenía muchos miedos, pero con el tiempo me di cuenta que nací para ser enfermera”, dice Cecilia Hernández a Télam Radio.

“Es gratificante saber que puedo aportar un granito de arena a esta pandemia y ver los resultados”, aseguró la enfermera de la localidad de San Jorge provincia de Santa fe.

“Eso -agrega- me pone muy contenta; ver cómo la gente está feliz cuando le llega la vacuna y cómo te lo agradecen”.

Cecilia alienta a que la población remisa a vacunarse acepte hacerlo. “Es muy importante reflexiona- ya que estamos ayudando a que el virus deje de propagarse y poder volver a nuestra vieja vida, como quien diría, hacer las cosas que hacíamos antes”.

“Es preciso además para que también podamos bajar las hospitalizaciones, y el trabajo de los médicos y de los enfermeros. Es importante para volver a la vida que teníamos, volver a abrazarnos, festejar y hacer todas esas cosas lindas que hacíamos antes”.

Marta Duette, Corrientes

“Siempre me interesó todo lo que tuviera que ver con salud, por eso decidí anotarme en la Diplomatura (de Enfermería) para ampliar mis conocimientos”, relata Marta Duette sobre su elección profesional.

Marta tuvo un rol activo en el Plan Estratégico de Vacunación que la Nación y Corrientes llevaron a cabo.

“Nos pasaron -dice en ese sentido- una lista de rotaciones donde sabíamos los lugares donde íbamos a ir a vacunar. En principio fue obviamente a los mayores de 60 años. Con el tiempo fuimos yendo a distintos lugares”.

Y agrega: “Por suerte, las enfermeras y los enfermeros que me ayudaron en todo esto que era para mi nuevo. Me enseñaron la forma en que tenía que presentarme, porque a veces los lugares colapsan y uno trata de ser lo más eficiente y rápido y a veces se pierde la parte humana, entonces volver atrás, replantarse que son personas, presentarte, preguntarle como están, darle las indicaciones de lo que puede llegar a pasar, acompañar”.

En diálogo con Télam Radio, Marta hace hincapié en el trabajo informativo y comunicacional que los agentes sanitarios llevaron a cabo para hacer frente a la desinformación e incluso al impacto de la infodemia en torno a la pandemia y las vacunas entre la población.

Señala al respecto que en más de una ocasión “teníamos que parar (su tarea vacunatoria), decirles (a quienes debían realizar el proceso de inmunización) que (las vacunas producidas por otros laboratorios) tienen la misma eficacia que la Sutnik V, decirles que las vacunas los ayudarían (a transitar la pandemia), a tratar de convencer para que se vacunen porque eran personas con muchos factores de riesgo”.

Marta caracteriza como “hermoso” y “mágico” algunas coordenadas de su trabajo dentro de la campaña de vacunación. “Implica una sensación hermosa de que por fin se puede imaginar que esto tiene un final”.

Esta vacunadora entiende que quienes se resisten a ser vacunados “no solo es por falta de información, sino por miedo”. Y sostiene que es necesario “acompañarlos” en el proceso de concientización.

Marta Duette reside en la capital de Corrientes. Foto: Germán Pomar

Marta Duette reside en la capital de Corrientes. Foto: Germán Pomar

Ana Corvalán,    Santiago del Estero

Acerca de cómo decidió su profesión, Ana Corvalán responde a Télam Radio que decidió estudiar Enfermería como un modo de acompañar a su hija, quien había egresado del secundario y se debatía cómo continuar su formación.

“Yo consideraba que estaba haciendo un bien para mi hija y grande fue mi sorpresa al darme cuenta que el bien me lo estaba haciendo a mí misma. En el transcurso de la carrera de Enfermería descubro mi verdadera vocación. Soy enfermera comunitaria y me gusta trabajar para la comunidad y en pos de la comunidad así que estoy en esta campaña brindando lo mejor de mí”, rememora la vacunadora del Centro Integrador Comunitario.

En relación al Plan Estratégico de Vacunación, Ana dice tener “muy viva” en su memoria el día en que vacunó a una joven de 26 años con síndrome de Down.

“Ella concurre a la vacunación con su mamá y tenía mucho miedo, muchísimo miedo. Entonces, nuestra misión concientizar y sobre todo tranquilizar a las personas. Informarles cuáles son los síntomas (del coronavirus), qué (tipo de) vacuna van a recibir, qué cuidados requiere. Una vez que logro aplicar la vacuna, ella me mira, me sonríe, me abraza. Me envuelve con sus brazos mi cintura y para mí todo se vuelve muy emocionante”.

Ana Corvalán es vacunadora en Centro Integrador Comunitario. Foto: Emilio Rapetti

Ana Corvalán es vacunadora en Centro Integrador Comunitario. Foto: Emilio Rapetti

Entradas relacionadas