Un reencuentro Superclásico

Los hinchas millonarios vuelven al Monumental después de mucho tiempo.

Los hinchas millonarios vuelven al Monumental después de mucho tiempo.

La espera terminó. Se encontraron en Libertador y Quinteros para fundirse en un abrazo. Uno con la camiseta de River modelo 2015, cuando el equipo de Marcelo Gallardo se consagró campeón de la Copa Libertadores, y el otro con la casaca retro de 1996, también ganadora del máximo certamen continental.

Bajo el cielo desprovisto de nubes, en compañía del sol de primavera, se mostraron felices, sin quitarse los barbijos y se fundieron en un abrazo. Los «amigos de cancha» tacharon hasta el último día para volver.

Son esos que se encontraban domingo de por medio en la misma tribuna, en el mismo sector, y que se reconocían a unos metros.
La felicidad, aún con los rostros cubiertos, podía palparse. Como en cada esquina cercana al Monumental.

Bares copados de hinchas a la hora del almuerzo, a pocas cuadras del estadio, oficiaron de previa para los cánticos que no se olvidaron. Como si estuviesen en la Sívori alta o la San Martín media.

Los hinchas millonarios vuelven al Monumental después de mucho tiempo.

Los hinchas millonarios vuelven al Monumental después de mucho tiempo.

Otros eligieron parques cercanos para montar una especie de picnic del día de la primavera para celebrar la vuelta con brindis de por medio.

Las calles se tiñeron de rojo y blanco una vez más. El paisaje habitual de hace un año y medio recobró vida. Y con ellos la Policía, mucha, desde Pampa hasta Libertador, hasta la entrada del micro de Boca al estadio.

El Superclásico, ni más ni menos, volvió a Núñez, los hinchas se dieron el gusto tan postergado por la pandemia de coronavirus y el Monumental volvió a hablar, a cantar y delirar.