El exprimer ministro Tony Blair y su esposa niegan haber cometido un delito fiscal

El exprimer ministro laborista Tony Blair y su esposa Cherie, negaron rotundamente haber cometido un delito

El exprimer ministro laborista Tony Blair y su esposa Cherie, negaron rotundamente haber cometido un delito

El exprimer ministro laborista Tony Blair y su esposa Cherie, negaron rotundamente este lunes haber cometido un delito al comprar una propiedad en Londres valuada en 6,45 millones de libras por la cual se ahorraron 312.000 libras de impuestos, luego de que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) reveló las cuentas y negocios en paraísos fiscales de reyes, políticos, millonarios, deportistas y artistas.

Alrededor de 35 líderes mundiales y más de 300 funcionarios públicos figuran en los documentos, denominados Pandora Papers, donde casi 12 millones de documentos y archivos de 14 empresas de servicios financieros fueron analizados minuciosamente por más de 650 periodistas en 117 países.

Entre ellos se encuentran Tony Blair y su esposa, Cherie, quienes negaron cualquier delito tras la compra en 2017 de una propiedad que usan como oficina, adquirida a una firma offshore dueña del inmueble.

Un portavoz de la pareja insistió a los medios británicos que los Blair «no tenían nada que ver» con la decisión de utilizar una empresa offshore, debido a que fue la elección del vendedor.

«El vendedor vendió la empresa, no la propiedad; de nuevo, una decisión con la que los Blair no tuvieron nada que ver. Para que conste, los Blair pagan impuestos completos sobre todas sus ganancias y nunca han utilizado esquemas extraterritoriales para ocultar transacciones o evitar impuestos», afirmó.

Si bien no hubo nada ilegal en la transacción, y no hay evidencia de que los Blair buscaran eludir el pago de impuestos a la compra de bienes inmuebles, conocido en el Reino Unido como «Stamp Duty», existe un vacío legal al utilizar los paraísos fiscales, que permiten a los ricos ahorrar dinero, algo a lo que el común de compradores de propiedades en el Reino Unido no tiene acceso.

En ese sentido, Robert Palmer, director ejecutivo del grupo «Tax Justice UK», una organización que hace campaña para un mejor sistema fiscal que beneficie a todos en el Reino Unido, argumenta que hay pocas cosas que enfurecen más a la gente común que los ricos y poderosos eludan impuestos, mientras el resto no tiene más remedio que pagar.

«Es profundamente injusto ver que los ricos y los políticos paguen menos impuestos al mismo tiempo que el gobierno los aumenta a los trabajadores comunes», sostuvo Palmer en un comunicado de la organización que ya inició un petitorio a nivel nacional para eliminar las lagunas fiscales.

«En parte, no se ve muy bien porque la mayoría de la gente no puede hacer lo mismo. Incluso si lo que hicieron los Blair fue perfectamente legal, perfectamente legítimo en el mundo de los negocios, se siente realmente injusto porque tuvieron acceso a una ventaja, una ventaja potencial que el resto de nosotros no tenemos», afirma.

La publicación también se centró en un importante donante del Partido Conservador que ayudó a financiar la campaña del actual primer ministro, Boris Johnson, y por el cual enfrenta ahora nuevos llamamientos para reforzar las defensas del Reino Unido contra el «dinero sucio».

La filtración reveló que Mohammed Amersi, un donante de su campaña, estaba implicado en uno de los mayores escándalos de corrupción de Europa.

Sin embargo, Johnson insistió en que todas las donaciones al Partido Conservador se investigan de acuerdo con las normas.

Los laboristas, por su parte, pidieron a los conservadores que devolvieran las donaciones de Amersi.

Mientras que el ministro británico de Finanzas, Rishi Sunak, prometió que las autoridades fiscales británicas revisarían lo que se puede aprender de la filtración.

«Los Pandora Papers han revelado la riqueza secreta y los negocios de políticos y líderes de todo el mundo, muchos de los cuales tienen lugar en el Reino Unido.

Tomar medidas enérgicas contra el lavado de dinero y el abuso debe ser una prioridad para el gobierno», expresó un tuit del Partido Verde.