la llorona

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 1 segundos

En plena cuarentena por la pandemia de coronavirus, el pueblo santafesino de San José del Rincón se vio conmocionado por el paso de La Llorona, una leyenda nacida en México que recorre toda América Latina.

Muchos pobladores de esta localidad escucharon durante varios días los aullidos de la mujer. Pero un poblador fue más allá y asegura haberla visto una madrugada en un bosque de eucaliptos cercano al cementerio.

Tan fuerte fue la presencia de La Llorona en el pueblo que la municipalidad envió una advertencia para que los vecinos eviten el uso de armas de fuego ante la posibilidad de cruzarse con el fantasma o confundirlo con algún otro poblador en la noche cerrada.

Cara a cara con La Llorona

Fabio Montaña tiene 47 años y el acento típico de los pobladores de Santa Fe. Vive en Rincón desde los 14 años y se dedica a construir los techos de los quinchos con totoras (juncos).

En los primeros días del aislamiento, El Indio, como lo conocen todos en el pueblo, tuvo que ir de madrugada hasta la casa de su tío a unas diez cuadras. “Al volver lo hice por la zona del cementerio para no tener problemas con la policía porque había violado la cuarentena -admite Montaña en diálogo con LA NACION -. Mientras iba en mi camioneta escuchaba los aullidos de la mujer, pero no la veía “.

“Seguí andando y después del cementerio, en el bosque de eucaliptos, me cruzo con la imagen de La Llorona. Estaba como levitando de espaldas a mi camioneta, con ropa blanca y pelo largo oscuro . Sus aullidos eran muy fuertes, tanto que se escuchaban por encima del ruido del motor de mi pickup gasolera”, recuerda.

Fabio iba en su camioneta cuando vio a La Llorona
Fabio iba en su camioneta cuando vio a La Llorona

En la página de Facebook del pueblo hay muchos mensajes de personas que oyeron los gritos de la mujer durante varias madrugadas y fueron dejando mensajes. En ningún caso hay temor, siempre se escucha a lo lejos. Pero el Indio se cruzó cara a cara con la mujer. “Su cuerpo brillaba y se podía ver el bosque a través de su cuerpo -recuerda Fabio-. No le vi sus pies, estaba suspendida en el aire y pasó a la derecha de mi camioneta para perderse entre los eucaliptos”.

Llora a los muertos

Sebastián Descalzo, periodista que dirige la página San José del Rincón, fue el primero en tomar el testimonio de Fabio. “La noticia se viralizó muy rápido y al Indio lo entrevistaron desde España”, cuenta.

“La Llorona apareció en una zona de bosques conocida como la “Villa cariño” local, porque es el lugar donde muchas veces se acercan parejas en auto -cuenta Descalzo-. Pero también en este bosque hubo dos homicidios y un suicidio en los últimos años “.

El cementerio de San José del Rincón
El cementerio de San José del Rincón Crédito: Diario Vecinos de la Costa

Luego del paso de La Llorona, Fabio llegó a su casa y junto a su mujer y sus hijos salieron a la puerta y escucharon por unos minutos más los aullidos de la mujer. “Yo la tuve a unos seis metros de distancia. Me dijo un pariente que es muy creyente en estas cosas que esta mujer siempre se aparece cuando hay muchas muertes , como ahora por el coronavirus. También había aparecido en el 2003 durante la inundación que sufrió Santa Fe Capital”, relata.

En Rincón hay otras leyendas que cada tanto reaparecen de noche por las calles del pueblo. ” Está la del lobizón , el séptimo hijo varón, que mi esposa vio hace unos años en la misma zona de bosque cercana al cementerio -explica el Indio-. Y también tenemos el embolsadito, que es el llanto de un bebé que fue descuartizado hace muchos años en Rincón”.

El mito que recorre América

La leyenda de La Llorona nació en Guanajuato, México. Se trata de una mujer que mató a sus hijos y luego se suicidó . Desde ese momento, según el mito, empezó a vagar por el continente gritando arrepentida en busca de sus niños.

El lugar de la supuesta tumba de esta mujer se encuentra en el pueblo mexicano de Dolores. Allí el dueño de las tierras mandó a construir una cruz gigante que luego fue derribada por una tormenta.

Según la leyenda, esta mujer quedó atrapada entre el cielo y el infierno luego de cometer un terrible crimen: ahogó a sus hijos en un ataque de celos y se tiró al río después de ellos, mientras se retorcía de dolor.

La tucumana Patricia Maldonado asegura que es médium y tiene un programa en Youtube que se llama Mundo Paranormal Argentino . En diálogo con LA NACION explica que siente que es diferente desde chiquita. “Escuchaba voces que me hablaban y me decían cosas que después pasaban”.

Sobre La Llorona, Maldonado explica que la mujer que pide por sus hijos recorre el continente desde mediados del siglo XIX . “Hasta fue una misión del Vaticano a la tumba en Guanajuato para hacer un exorcismo”, afirma la médium tucumana.

Además, Maldonado explica qué tiene que hacer una persona que se topa con el fantasma: “La Llorona es un alma que sufre, no es agresiva -explica la espiritista-. Por eso, hay que evitar mirarla a los ojos e indicarle que siga su camino en búsqueda de sus hijos perdidos”. Fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *